Tertulias en el Blanca de Castilla: Conspiración y jarana en Lima con Antonio Moreno Ruiz

 


El viernes 10 de junio continuaremos con el nuevo formato de tertulia en torno a un invitado, en el Centro Social y Cultural Blanca de Castilla de Palencia. En esta ocasión nos acompañará nuestro buen amigo Antonio Moreno Ruiz; escritor, poeta e hispanista sevillano, quién en esta ocasión nos presentará su última novela: Conspiración y jarana en Lima, editada por Ultima Libris.

La novela, ambientada en la Lima española de 1823, recrea las aventuras de un espía y soldado realista criollo, defensor de la continuidad del gobierno de la Monarquía Hispánica en tierras del Virreinato del Perú, testigo de las revueltas separatistas revolucionarias, que degeneraron en la pérdida y destrucción del último gran bastión de España en Hispano-América.

Mil Trescientos años de La Batalla de Covadonga



Este año se cumplen trece siglos de la Batalla de Covadonga, que sin duda representa el momento histórico más importante de nuestra Historia. Y de nuevo, como ya ha ocurrido los últimos lustros en otras efemérides importantes, la España oficial, entregada a la degeneración revolucionaria y la falsedad histórica, ignorará en todo lo posible el recuerdo y celebración de lo que fue el inicio de la reconquista y restitución de nuestra identidad y libertad frente al bárbaro invasor. Como contrapunto, algunos españoles si celebraremos y peregrinaremos durante el presente año hasta el Real Santuario de Covadonga, para con orgullo recordar el porque somos españoles, y con ello reforzarnos en la justa exaltación de nuestra gloriosa historia.

El 28 de mayo es la fecha que marcó el historiador Claudio Sánchez-Albornoz como más posible para la Batalla, pues las fuentes árabes citan que ese día del año 722 murió Munuza, quién por su estatus como gobernador en aquel momento de la Astúrica, sin duda debió de estar presente aquella jornada en Covadonga. Teniendo en cuenta la imposibilidad de dar como absolutamente cierta esta fecha, no podemos dudar -como también apuntó Sánchez-Albornoz- que sí fue en 722 la Batalla, pues a partir de ese momento la presencia islámica en el norte de España desapareció por completo.

Don Pelayo había sido elegido por aclamación Príncipe de la España cristiana en 718, probablemente en las laderas del Monte Corona (actual provincia de León). Ese primer grupo de héroes debió de estar formado por clanes astures, así como por visigodos e hispanos-romanos refugiados en las montañas del norte. Este foco de resistencia cristiana fustigó a buen seguro desde ese primer momento a las tropas y funcionarios invasores, siendo lógico que no fueran pocos los daños que causaron, pues consiguieron que los árabes enviasen un importante ejército desde el sur para acabar con ellos (a su manera, así lo recogen sus propias crónicas). Ese primer desafío cara a cara desde la invasión entre españoles y extranjeros fue lo que conocemos como Batalla de Covadonga; y como digo, hasta allí llevaron los sarracenos un importante ejército al que acompañaba el mismísimo Don Oppas, a la sazón Arzobispo de Toledo, con la intención de que convenciera a los reaccionarios de lo absurdo de combatir a un poder tan grande, como sin duda era en ese momento el Califato de Damasco. 

Don Pelayo, bendecido en la propia Cueva por la Santísima Virgen, alzando la Santa Cruz de madera, renegó a viva voz del traidor Don Oppas y del Califato de Damasco, y posteriormente lanzó una piedra a la cabeza del infame obispo, causándole la inmediata muerte. Ángeles y Arcángeles se unieron a las huestes de Pelayo, reforzadas también por las tropas del conde Don Pedro de Cantabria, y comenzaron a lanzar piedras, lanzas y flechas desde las alturas de Covadonga causando el terror y la muerte entre los agarenos. En el desorden creado, las tropas cristianas descendieron por los valles colindantes persiguiendo durante días a los invasores, hasta lograr su total expulsión. La victoria cristiana fue total, y allí mismo, bajo la Santa Cueva, y con la Santa Cruz de la Victoria en la mano derecha, Don Pelayo fue proclamado Rey de España en Asturias, iniciándose de este glorioso modo y en ese preciso momento, la Reconquista de la España Cristiana y la "Restitutio" de la Monarquía Católica, nacida en Toledo durante el reinado de Recaredo en el año 589.





Luis Carlón Sjovall
28 de mayo de 2022

Presentación de la Asociación de amigos de la Catedral de Palencia



Este viernes 20 de mayo, a partir de las 20:30 horas, la A.C.T Fernando III el Santo comienza una nueva etapa de actos culturales y presentaciones en el nuevo Centro Social y Cultural Blanca de Castilla; y empezaremos dado que aun nos encontramos en el año de la conmemoración del VIIº Centenario de la  Catedral gótica de Palencia (La bella desconocida), con la presentación de la Asociación de amigos de la Catedral, por parte de su nuevo Presidente, el profesor Don José María Nieto Vigil.

Recordamos a quienes estén interesados en acudir y aun no conozcan la nueva sede de la A.C.T. Fernando III el Santo, que nos encontramos en la Avenida de Castilla Nº45 de la capital palentina (entre el Puente Mayor y el Puente Romano).

Espada Lobera: "El diablo está desatado"

 


El diablo está desatado. ¿No lo has notado? La Virgen en Fátima nos lo volvió a advertir, después de que ya lo hiciera en La Salette unos años antes. Es una batalla, una guerra más bien, que se debía dar pues así Dios lo quiere. Todo está en su voluntad.

Ella, María, lo deja también muy claro: “la batalla final será contra el matrimonio y la familia” … “Pero tranquilos, al final mi inmaculado corazón triunfará”

Sabiendo esto, se entienden mejor dos noticias cercanas en estos días, cuando estamos a punto de cerrar el mes de junio del año 2 de la pandemia, antes 2021.

La tiranía avanza, tal y como lo pensaron los autores distópicos del s. XX, como si de un nuevo paraíso se tratara. El diablo es muy muy viejo, y aunque es muy tonto, ha aprendido mucho de los seres humanos a lo largo de los siglos. Ahora sabe que se atrapan más moscas con miel, que con hiel.

La tiranía de género, que no es otra cosa que un paraíso en la tierra en el que los marxistas han entendido y aplicado a la perfección la máxima liberal de la autonomía personal, avanza imparable, al menos aparentemente.

Toda Europa sucumbe a este desvarío antropológico que vuelve líquida, cuando no gaseosa, la naturaleza humana. Con el pretexto del respeto a los derechos humanos, vemos cómo se enseña en los colegios que no importa aquello que te ha sido dado, sino que tú, en tu autodeterminación libermarxista, puedes elegir ser lo contrario a lo que la naturaleza dice que eres y aun más allá, ser cada día una cosa, o ninguna, o todas a la vez, o incluso otra cosa distinta al ser humano.

Y ahí es donde entran estas dos noticias: Hungría aprueba una ley para evitar que la propaganda del lobby del abecedario entre en las mentes de los niños. Ni en escuelas, ni en televisiones dentro del horario general, ni en las calles en forma de carteles o vallas publicitarias.

La otra noticia, el intento de Italia de aprobar una ley que condene con multas y cárcel a aquellos que se atrevan a expresar opiniones tales como no creer que las parejas de homosexuales se puedan casar o mucho menos adoptar niños y que impone el adoctrinamiento alfabético en las escuelas.

Toda Europa se ha volcado en atacar a uno de los dos países. Por si no te habías enterado, no ha sido a Italia y su ataque directo a la libertad de expresión y opinión, sino a Hungría y a su intento de proteger los derechos de los niños y de los padres a elegir la educación que quieren para sus hijos, tal y como pone en la propia constitución húngara y en el tratado de la Unión.

Pero ¿Qué podemos esperar de un continente que ha arrojado sus raíces por el retrete y vive en un éter filosófico contaminado de gases sulfurosos? Pues esto: Quieren proclamar al aborto como un derecho humano y prohibir la objeción de conciencia de los médicos. Por si no había quedado clara la afiliación satánica de las instituciones supranacionales europeas.

Estamos ante una clara situación de “poner tronos a las premisas, y cadalsos a las consecuencias”. Mientras Europa muere por mano propia, el porcentaje de musulmanes crece imparable. Houellebecq también escribió una distopía hace unos años, se llama “Sumisión”. Cuando la escribió parecía una resultado imposible, hoy pasa por ser, quizá, una solución para Europa y su nueva tiranía totalitaria materialista.


José María Reguera

A.C.T. Fernando III el Santo

Espada Lobera: "Sólo nos arrodillaremos ante Dios"

 

La pasada semana, tuvo lugar en Venta de Baños (Palencia) un incidente en un instituto relacionado con una charla sobre homosexualidad, a la que un nutrido grupo de alumnos se negó a asistir, que culminó con dos jóvenes sancionados tras intentar “boicotear” dicha charla.

Por parte del instituto, se han esgrimido como argumentos el art. 14 de la CE, y que se trató de una charla “blanca”, “light”.

El citado art. 14 de la Constitución sólo contempla la igualdad de todos los españoles ante la ley, lo cual es absolutamente incierto como podemos ver en la Ley de violencia de género, que aniquila la presunción de inocencia de los hombres. Pero al margen de ésto, es un sinsentido jurídico aducir dicho artículo para justificar una charla de este tipo, que lo que busca realmente es adoctrinar a los jóvenes en la ideología de género. Independientemente de que el centro educativo tenga derecho a impartir estas charlas, lo cual es discutible, en lo que no cabe discusión es en el derecho que asiste a los alumnos a no recibir dicha charla, o a sus padres a impedir que la reciban.

Y ya puestos a esgrimir artículos de la Constitución, el art. 27.3 establece que “los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Recientemente, la alcaldesa de Getafe ha repartido entre niñas de Educación Primaria una guía en la que las invita a “apagar la tele y encender su clítoris”. Dicha guía incluye ofensas a la Virgen María, por si alguien duda del trasfondo anticlerical de todo este repugnante movimiento.

Y es que, no nos engañemos, lo que subyace detrás de este tipo de incidentes, cada vez más habituales, es el ataque brutal de uno de los brazos más poderosos de la izquierda mundialista, el llamado lobby LGTBI, y el intento de arrebatar a los padres a sus propios hijos, como ya han amenazado en más de una ocasión desde las izquierdas.

Estamos asistiendo a las primeras escaramuzas de lo que va a ser una de las batallas más importantes para el futuro, no ya de España, sino de la humanidad, cuya hoja de ruta viene claramente trazada en la Agenda 2030, auténtica ventana al feo y distópico futuro que nos espera.

Unidas Podemos, ese partido ultra izquierdista, guerracivilista y comunista que tanto daño ha causado a la sociedad española, lleva en su programa la creación de una asignatura troncal “afectivo-sexual”. Pretenden que sea tan importante como lo son las matemáticas o la lengua. Y por supuesto, quieren evitar a toda costa la objeción parental, es decir, que en ningún caso los padres podamos oponernos al lavado de cerebro al que quieren someter a nuestros hijos.

En todos estos casos, las charlas son impartidas por auténticos activistas políticos, comisarios del NOM, cuya misión principal es adoctrinar a los niños en una etapa de sus vidas en la que son absolutamente dóciles e inocentes. El daño, e incluso el trauma que provoca toda esta basura aberrosexualista e ideológica que pretenden volcar en sus inocentes mentes es irreparable en muchos casos, que es precisamente lo que se busca.

Amparándose en la libertad de educación y mediante técnicas de ingeniería social, pretenden que nuestros hijos pierdan sus señas de identidad, adoctrinándolos para crear una sociedad de imbéciles, siervos ovejunos y cada vez más mermados, algo imprescindible para lograr los objetivos marcados en la ya citada Agenda 2030, que busca individuos iletrados, sin principios ni valores, para los que todo vale, que presumirán de abortos y de perros como sustitutivos de los hijos, y que “eutanasiarán” a sus padres y abuelos sin el menor remordimiento, porque lo harán por su bien.

¿Qué obstáculos encuentran nuestros gobernantes (incluyendo al Partido Popular) para alcanzar sus objetivos?

En primer lugar, la oposición de algunos padres. Si bien es cierto que muchos prefieren mirar hacia otro lado, por miedo a ser llamados “fachas” u “homófobos” por los estúpidos siervos del sistema, no es menos cierto que muchos otros estamos haciendo frente a esta amenaza, al margen de esa sociedad borreguil y obediente, mediante la defensa de la familia, entendiendo por tal la unión de un hombre y una mujer, los cuales se deben fidelidad, siendo los hijos la encarnación del amor, y por lo tanto, santuario de la vida. No nos sorprende que nuestros gobernantes y la izquierda mundialista pretendan acabar con la familia, dados los valores que encarna.

El segundo gran obstáculo con el que se encuentran es la doctrina tradicional de la Iglesia Católica, principal defensora de la familia. Hemos sido testigos de la retirada de los Crucifijos de las aulas, y seguimos viendo cómo pretenden derribar cualquier Cruz, amenazando incluso a la Santa Cruz del Valle de los Caídos, la mayor Cruz del mundo y auténtico monumento a la reconciliación de los españoles. ¿No resulta extraña esta obsesión por derribar Cruces?

El ataque es de tal magnitud, que ha llevado al Santo Padre Francisco, Papa favorito de las izquierdas, anticlericales y demás fauna, a recordar que la Iglesia, en ningún caso, puede bendecir las uniones de personas del mismo sexo.

Por nuestra parte, desde la Asociación Cultural Tradicionalista Fernando III el Santo, animamos a la resistencia, a la contrarrevolución y a la disidencia frente a este vomitivo movimiento, que en algunos casos es incluso constitutivo de delito. Y nos alegramos enormemente de que aún haya jóvenes que tengan su propio criterio al respecto, y se nieguen a ser instruidos en esta aberrante ideología que pretende someternos y ponernos de rodillas.

Sólo nos arrodillaremos ante Dios.

¡Quitad vuestras manos de nuestros hijos, canallas!

 “Ay de aquél que escandalizara a uno de estos pequeñitos que creen en mi, mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello, y se le arrojase al mar” (Marcos, 9, 42)

 

Loyola

A.C.T. Fernando III el Santo

 

Si eres católico consecuente, reacciona contra el mal

Nos llega desde Burgos la información de una probable nueva ofensa a la Fe Católica que podría llevarse a cabo en un espacio (de esos que llaman culturales, pero que sólo son criaderos de odio y mediocridad) subvencionado, para mayor escarnio de nuestro sistema político, con dinero público. Trasladamos por su importancia el contenido íntegro de la denuncia que circula por Burgos; esperando que tanto la Iglesia Católica, así como jueces y políticos, impidan esta más que posible nueva aberración e insulto a nuestra fe, pues de lo contrario los católicos nos veremos obligados a defender nuestro honor.


<<SI ERES CATÓLICO CONSECUENTE, REACCIONA CONTRA EL MAL. 

Desde el próximo 29 de enero al 26 de febrero, en el local «espacio tangente» (Calle Valentín Jalón, 10) se va a exponer la obra del mediocre Abel Azcona. 

Abel Azcona estuvo asistiendo durante 242 días a misa, fingiendo ir a comulgar y guardándose la hostia consagrada para luego componer esta «obra artística»: 

La palabra «pederastia» formada con las 242 hostias consagradas. No olvidemos que la hostia, una vez consagrada, no es un símbolo, como la cruz o la bandera, es el cuerpo del mismísimo Cristo hecho carne. Pudo haber comprado obleas en algún sitio, en cambio, prefirió asistir a las más de dos centenares de eucaristías para que así estuvieran consagradas. Es totalmente satánico. Incomprensible tantísimo odio, tantísima maldad, tantísimas ganas de hacer daño… 

Asimismo, este tipejo indeseable tiene multitud de obras en las que insulta y ataca a España y a la Religión, siempre mediante la mentira, el mal y la fealdad. En internet tenéis abundante información sobre este canalla. 

Es hora de que los católicos reaccionemos. Recordemos que se puede pecar de pensamiento, palabra, obra y omisión. Quedarse mirando frente al Mal (la gravísima ofensa a Dios, el insulto al arte, a todo lo bello) en lugar de actuar es un gravísimo pecado de omisión. Los cristianos estamos llamados a ser valientes y debería ser hora de demostrarlo, tras tantísima cobardía en los últimos tiempos. 

Los ataques que recibimos son constantes: desde la televisión, desde la política, desde la educación… en este caso desde el arte degenerado. Esta época niega a la Verdad, al Bien y a la Belleza. La labor del católico es defenderlo y ser guardianes de tan altos conceptos, vertebradores de toda nuestra historia. 

Hay que intentar concienciar a todos los que podamos, hablar con nuestros sacerdotes y con todo aquel que esté dispuesto a echar una mano. No podemos permitir que siempre nos insulten impunemente. 

Cristo nos dijo que pusiéramos la otra mejilla cuando se nos ofendía personalmente, para no pecar de soberbia. Cuando se ofende a Dios, a su Iglesia o a la Patria la respuesta ha de ser contundente. De lo contrario, estaríamos actuando con una cobardía indigna. 

¡Católico, si eres consecuente con tu fe; REACCIONA CONTRA EL MAL!>>

Carta abierta a Don Antoni Bas Olcina

Estimado Sr. Bas Olcina:

 Le escribo en nombre de la Asociación Cultural Tradicionalista Fernando III el Santo. Mi nombre es Antonio, y hace varias semanas leí un articulo en el que se narraba que un profesor ultracatólico y carlista había arrancado de las manos de una inocente niña una bandera con el arcoíris. Artículo, por otra parte, que adolecía de una pobre redacción y absolutamente tendencioso.

 Sin ánimo de entrar en el fondo de la cuestión, le diré que la noticia me llamó la atención por varios motivos. Uno de ellos, tal vez el menos importante, fue que su lectura me hizo rememorar mi infancia y juventud en el Colegio San José (S.J.). Y le diré que no recuerdo haber llevado nunca ninguna bandera para lucirla durante el recreo. Nunca. Ni recuerdo que nadie lo hiciera. Jamás. De hecho, no alcanzo a comprender qué clase de estudiante puede tener semejante idea.

El otro motivo fue que no pude evitar contraponer esa noticia a otra que acababa de leer, en la que se informaba de la condena de un juzgado a la Diputación de Valladolid por haber colgado esa misma bandera de su fachada. “Las instituciones deben conservar el deber de objetividad y neutralidad”, dice la sentencia.

 Pero como ya le he dicho, no pretendo entrar en el fondo de esa cuestión, dado que el objetivo de esta carta es otro bien distinto.

 No pude evitar leer más cosas sobre usted, sobre su pensamiento y su forma de educar. Y entonces lo he entendido todo:

 Frente a la cultura de la muerte impuesta por los gobiernos liberales de todos los signos, que podría resumirse en “más aborto y más eutanasia”, usted ha decidido defender la vida del inocente e intentado explicar que no hay dignidad en matar al enfermo, que lo digno es, tal y como nos enseñaron nuestros abuelos, cuidar de él.

 Frente al adoctrinamiento al que se está intentando someter a nuestros niños y jóvenes a través de la ideología de género y el aberrosexualismo, usted se ha erigido en defensor de la familia católica como base de la estructura social y natural, hoy gravemente amenazada.

 Frente a una sociedad cada vez más anticlerical, que no duda en mostrar su cristianofobia, mientras respeta escrupulosamente los derechos de cualquier religión, por exótica y antioccidental que sea, usted ha decidido empuñar la espada de la Fe, defendiendo el orden político cristiano contra viento y marea.

 Querido profesor, hablo en nombre de todos cuando digo que nos hubiese encantado tenerle como docente en nuestra juventud; hablo en nombre de todos cuando digo que es usted un ejemplo de valentía y coraje; y hablo en nombre de todos cuando le digo que en Castilla, en la vieja Castilla, tiene usted un pequeño e irreductible grupo de acólitos en los que siempre encontrará no sólo el apoyo moral que pretendemos transmitirle con esta carta, sino el afectuoso y caluroso abrazo propio de castellanos y españoles viejos.

 Me gusta incluir alguna cita en todos los artículos que escribo, y éste no va a ser la excepción. Concretamente, una del Cura Santa Cruz: “El carlista es paciente, no centra sus anhelos en contemplar la victoria que sabe asegurada a Nuestro Señor. Le basta la victoria sobre sí mismo y saber que ha hecho cuanto ha podido”.

 

Gracias por su valor y su ejemplo, Antoni, propio de otra época,

 

Antonio G. (A.C.T. Fernando III el Santo).

Castilla, 6 de Enero de 2021, día de la Monarquía Tradicional.

Manifiesto en Defensa de La Hispanidad


 La Asociación Cultural Tradicionalista Fernando III el Santo y la Asociación Cultural Beatriz Galindo “La Latina”, elegimos este año la emblemática localidad castellana de Villalar de los Comuneros, símbolo de las libertades y tradiciones de Castilla; para organizar el pasado doce de octubre, Festividad de Nuestra Señora del Pilar, un acto en defensa, y reafirmación, de nuestro compromiso con el sublime ideal de la Hispanidad.

En un año tan negro como el actual, en el que a los males seculares que sufre España, se ha sumado la composición de un gobierno formado por los representantes de las ideologías políticas más traidoras y criminales de nuestra historia, y que amenazan nueva y peligrosamente con llevar a España hacia una nueva etapa de totalitarismo marxista-mundialista. En un año donde tampoco podemos olvidar las nefastas consecuencias que la pandemia, o “plandemia”, de coronavirus nos está dejando tanto a nivel de afectados (se habla de más de 50.000 muertes sólo en España), como de toma de medidas en favor del recorte de derechos y libertades, que tanto en España como en otras naciones se están imponiendo. Y finalmente, y sólo por hablar de los males de los últimos meses, en un año en el que no debemos olvidar, y mucho menos aceptar, la intolerable y violenta hispanofobia creciente; que grupos izquierdistas y mundialistas camuflados como presuntos defensores de derechos sociales, tales como BLM, feministas, indigenistas o los llamados “antifas”, está perpetrando contra nuestra historia y símbolos (iglesias quemadas, estatuas y monumentos dedicados a nuestros héroes y santos salvajemente destrozados, etc). Y todo ello además, sin que aparentemente se observe oposición frente a esta moderna barbarie, más bien todo lo contrario, por parte de los actuales dirigentes políticos y religiosos. Por lo tanto, y frente a este avance del mal, pedimos desde nuestro manifiesto leído en Villalar de los Comuneros una urgente reacción, además de un mayor compromiso con nuestra cultura, historia y tradiciones, que en conjunto conforman nuestra verdadera identidad: la Hispanidad.

Asociación Cultural Tradicionalista Fernando III el Santo

16 de Julio, Aniversario de la gloriosa Batalla de Las Navas de Tolosa



Con motivo del 808 aniversario de la gloriosa Batalla de Las Navas de Tolosa, transcribimos parte de la obra “Vida de don Tello Téllez de Meneses, Obispo de Palencia”, escrita por don Modesto Salcedo Tapia en el año 1985. En estos párrafos se recuerda con orgullo, rigurosidad y lealtad la importancia que tuvo el obispo palentino en los preparativos y desarrollo de la Cruzada que determinó la victoria en Tolosa, así como la no menos importante participación -junto a españoles de todos nuestros reinos y señoríos cristianos- de la nobleza y pueblo de Palencia en tan gloriosa y magna gesta reconquistadora.

Cristo de las Batallas de la Catedral de San Antolín de Palencia

A fines de 1210 o principios de 1211, emprendió don Tello (Tello Téllez de Meneses, Obispo de Palencia) un viaje a Roma que, sin duda, estaba relacionado con sus propios problemas, pero que formalmente, fue una embajada enviada por el Rey Noble (Alfonso VIII de Castilla) para interesar al papa y, por su medio, a toda la Cristiandad, en la guerra que estaba preparando para consumar la Reconquista de España. Ambos aspectos aparecen en la carta que escribió al Rey el Papa Inocencio III el 22 de febrero de 1211: “Hemos recibido benignamente al dilecto hijo, obispo electo de Palencia, que ha venido a la Sede Apostólica como Mensajero tuyo, varón ciertamente probo y honesto, y las peticiones que de parte tuya nos presentó, con gusto hemos procurado satisfacerlas; pero en cuanto a lo que de tu parte nos pidió, para destinar un Legado para la regiones de España, a causa de los tiempos intranquilos, no hemos podido satisfacer, por el presente, a tu regia voluntad; pero, al presentarse la ocasión, se dará satisfacción a la petición regia si Dios quiere”.

No fue, sin embargo, de poco provecho para el Rey la embajada de don Tello, porque el Papa escribió a los obispos de Toledo, Zamora, Tarazona y Coímbra que anunciasen las indulgencias de la Cruzada para cuantos participasen en ella y que excomulgasen a los reyes y señores que rompiesen las treguas que tenían con el Rey de Castilla mientras durase la guerra contra los musulmanes. También el príncipe heredero don Fernando se había servido de don Tello para interesar al Papa en favor de la Cruzada y éste, en su respuesta rebosante de afecto paternal, índice de los encomiásticos informes dados por don Tello, le anunció las indulgencias y órdenes que daba a los obispos. Tal vez, esas medidas son las que contuvieron al Rey de León para que no atacase por la espalda, ya que no colaborase en la Batalla de Las Navas.

Se acercaba la fecha cumbre del reinado de Alfonso VIII. La tregua firmada con los musulmanes después del desastre de Alarcos ya se había cumplido y ambos bandos se preparaban para una guerra total. El emperador almohade Miramamolín, hizo predicar la Guerra Santa y rompió las hostilidades tomando Salvatierra, después de tres meses de asedio. Pero el Rey Noble estaba prevenido. La embajada de don Tello había conseguido que el Papa concediese a la guerra de España las mismas indulgencias que a la Cruzada de Tierra Santa, y que amenazase con la excomunión a quien inquietase al Rey de Castilla mientras durase la campaña, y toda España respondía con fervor y generosidad a la llamada.

El arzobispo de Toledo, don Rodrigo Ximénez de Rada, había recorrido Italia, Francia y Alemania, con magníficos resultados. Se calcula que unos 100.000 infantes y 10.000 caballeros llegaron a España y colaboraron en la reconquista de Malagón y Calatrava. Venían con los obispos de Narbona, Burdeos y Nantes a la cabeza; pero pronto disgustaron a los españoles por su indisciplina y crueldad, pues querían llevarlo todo a sangre y fuego, a lo que oponían el Rey y los obispos castellanos acostumbrados a ls política de convivencia con los vencidos. Por otra parte, el calor sofocante del verano de Castilla y el poco botín que conseguían los desalentó de tal modo que se volvieron a sus tierras después de cometer mil tropelías. Apenas quedaron unos 150 caballeros selectos con el Arzobispo de Narbona. En compensación de esta pérdida, el Arzobispo de Toledo había logrado que Sancho VII el Fuerte de Navarra, desechando los resquemores que tenía contra Castilla, acudiese con 200 caballeros. También Pedro II de Aragón con un selecto cuerpo de caballería dio buenas pruebas de su amistad.

A la importancia que tenía el obispo don Tello en la política de Castilla, correspondió, como era natural, la movilización de las mesnadas del Señorío Episcopal de Palencia para ir a incorporarse al Ejército Real. Pero antes quiso el obispo solemnizar aquel acontecimiento con una ceremonia grandiosa que aparece en el Libro Antiguo de Estatutos del Cabildo. Bien pudo ser prescrita por don Tello para aquella ocasión, o en recuerdo de lo que entonces se hizo, porque no sería la única vez en que acudiera a la guerra el ejército episcopal palentino.

He aquí el estatuto “Sobre el Estandarte de la Ciudad de Palencia”: Cuando el estandarte de la ciudad de Palencia deba ir a la guerra, así ha de hacerse: Todas las personas honorables de la ciudad, deben ir a la hora de vísperas con el Estandarte de la Iglesia de San Antolín, y poner el Estandarte ante el altar del Cristo de las Batallas y permanecer allí todos con el Estandarte durante toda la noche, y celebrar la vigilia solemnemente. Al día siguiente, celebrada la Misa Solemne, y oída con muchísima devoción, deben ir, el obispo, si quisiere, y los canónigos y todos los clérigos y capellanes, desde el coro al altar, y entonces entone el cantor “Oh Martir gloriose..” Y salga la procesión de la iglesia hasta el lugar donde está la asamblea, y allí hagan la estación. Y entone el cantor “Exurge Domine.., Kirie eleyson.., Pater noster.., Deus miserentor nostri..” Terminado este, suba un presbítero al altar y diga el versículo “Esto eis Domine turris fortidudinis. Exurge Domine, adiuva nos..” Terminando todo esto, el obispo o el presbítero, bendiga el estandarte y se retiren”.

Alfonso VIII quiso honrar a los dos reyes aliados poniendo el ala derecha del ejército a las órdenes del Rey de Navarra y la izquierda a las del Rey de Aragón. El cuerpo principal del ejército iba tras don Lope Días de Haro y las órdenes militares. Junto al Rey de Castilla iban el arzobispo de Toledo, el de Palencia y los otros obispos con sus mesnadas. Con el Rey de Navarra iba don Alfonso Téllez de Meneses con las gentes de sus señoríos y los caballeros que había acudido de Portugal y no tenían mejor caudillo que el yerno de su Rey. La historia de Lafuente dice, en efecto, que el Rey de Navarra conducía el segundo ejército con las banderas de Segovia, Ávila, Medina del Campo, y muchos caballeros portugueses, gallegos, vizcaínos y guipuzcoanos. También se sabe que don Suero Téllez de Meneses iba en el cuerpo de ejército del Rey de Castilla. Los historiadores enumeran a los caballeros que más se distinguieron junto al Noble Rey, y son ellos “el conde Fernando Núñez de Lara, los Girones, don Suero Téllez de Meneses, don Nuño Pérez de Guzmán y otros caballeros castellanos y las comunidades de Valladolid, Olmedo, Arévalo y Toledo” las huestes del obispo de Palencia, también en el ejército principal, iban comandadas por Juan Fernández Sanchón.

Fue un hecho providencial que se atribuyó a la intervención de San Isidro, el que un pastor sacase al ejército castellano de los desfiladeros de Despeñaperros, bien defendidos por destacamentos moros, y los condujese por caminos desconocidos a través del puerto de Muradal, a posiciones ventajosas ante los llanos llamados Las navas de Tolosa. Hubo un par de días de escaramuzas, mientras los obispos y los clérigos recorrían las compañías predicando, absolviendo y dando la Comunión a todos los soldados. Al fin, el lunes 16 de julio de 1212, se lanzó todo el ejército al ataque general. Se presentaron trances muy difíciles, en los que el Rey de Castilla llegó a pensar que era el caso de disponerse a morir matando, y así se lo dijo a don Rodrigo que cabalgaba a su lado: “Arzobispo, aquí mueramos.. en tal angostura, por la Ley de Cristo”. Pero el esforzado prelado contestó: “Señor, si a Dios place ese, corona vos tiene de victoria, esto es, de vencer Vos. Pero si otra guisa ploguiese a Dios, todos comunalmientre somos parados para morir convsco”.

De todos es conocido el heroísmo del Rey de Navarra que saltó la barrera de negros encadenados que guardaba la tienda del Califa, rompiendo con su hacha de armas las cadenas que adornaron desde entonces el escudo de Navarra. Igual proeza realizaron don Álvaro Núñez de Lara y nuestro don Alfonso Téllez de Meneses que recibió del Rey, como recuerdo, una banda con cadenas para su escudo. Las mesnadas del obispo don Tello también hicieron proezas dignas de perpetuo recuerdo, y así lo acordó el Rey, mandando que, en adelante, el escudo de Palencia llevase, junto al castillo concedido por Fernando I, una cruz que recordase el heroísmo de Las Navas.

Todos los historiadores hablan del regocijo inmenso con que se celebró la victoria en el mismo campo de batalla, con el cántico del Te Deum por don Rodrigo, arzobispo de Toledo, don Tello de Palencia, don Rodrigo de Sigüenza, don Menendo de Osma, don Domingo de Plasencia y don pedro de Ávila. El éxito de la batalla fue indecible. Alfonso VIII, en su carta a Inocencio III, habla de más de 100.000 moros muertos y 182.000 prisioneros, con poquísimas bajas de parte cristiana. Pero no debió de ser la cosa tan fácil porque se sabe, por ejemplo, que los caballeros del Temple perecieron todos con su jefe a la cabeza. De todos modos, el golpe fue decisivo. Pronto se rindieron Baeza y Úbeda y se facilitaron las grandes conquistas que pronto haría el Rey San Fernando de Castilla y de León.

Alabanza a España de San Isidoro


De todas las tierras existentes desde el Occidente hasta la India tú eres, España, piadosa y madre siempre feliz de príncipes y de pueblos, la más hermosa. Con razón tú eres ahora la reina de todas las provincias. De ti no solo el ocaso, sino también el Oriente reciben su fulgor. Tú eres el honor y el ornamento del orbe, la más célebre porción de la tierra, en la que se regocija ampliamente y profusamente florece la gloriosa fecundidad de la estirpe goda. Con razón la naturaleza te enriqueció y te fue más benigna con la fecundidad de todas las cosas creadas. 
Produces todo lo fecundo que dan los campos, todo lo precioso que dan las minas, todo lo hermoso y útil que dan los seres vivientes; y no eres menos por los ríos, que ennoblecen la esclarecida fama de tus vistosos rebaños. Y, además, eres rica en hijos, en gemas y en púrpura, a la par que fértil en gobernantes y genios de imperios, y eres tan opulenta en realzar príncipes como dichosa en engendrarlos. Con razón por tanto la dorada Roma, cabeza de pueblos, te ambicionó tiempo atrás, y aunque el mismo poder romúleo te poseyó primero como vencedor, luego, sin embargo, el linaje floreciente de los godos, tras numerosas victorias en todo el orbe, te arrebató con afán, y te amó, y goza de ti hasta entre regías ínfulas y enormes riquezas segura en la dicha del Imperio.

Historia de los godos
San Isidoro de Sevilla