La Espada Lobera: "El PP de Casado, el PP de Abascal y la ley del aborto."


Se han hecho eco los medios en las últimas horas, las declaraciones del palentino Pablo Casado, a la sazón presidente del Partido Popular, al respecto de la propuesta de este de volver a la ley del aborto del año 1985, ley aprobada por la mayoría absoluta del Partido Socialista.
Al mismo tiempo, la formación de vieja derecha liberal nacionalista, VOX, admite que también desean volver a esa ley.
Muchos provida honestos, celebran estas declaraciones pensando que un regreso a aquella ley de supuestos, supondrá una reducción del número de abortos. Pero… ¿Qué nos dice la historia?

Conviene recordar, para que no se olvide, que la ley socialista de 1985, para el año 1990, ya estaba provocando un número igual de abortos a la ley actual de plazos impuesta por la terrible ideología de género que el gobierno de Zapatero se dedicó a implantar vía Real Decreto.
100.000 abortos al año, redondeando cifras, y sabiendo que no están todos los que son, puesto que los que se provocan por medio de la bala calibre RU-486 no cuentan, de la misma manera que no son contabilizados los abortos que las clínicas (perdón, mataderos) realizan fuera de plazo.

Con la ley de 1985 no era distinto: 100.000 abortos al año, la mayoría de ellos bajo el supuesto de “daño físico o psicológico para la mujer”, eufemismo por el que se colaba el aborto libre, que ha sido el mayor fraude de ley de la historia reciente de España. Un supuesto en el que se colocaban todos los abortos no contemplados en los otros dos supuestos (“Violación”, con un número de casos real que no llega a los 2 centenares en estos 34 años, y “Malformación del feto”, lo que ha llevado en la práctica a la eliminación por el método del genocidio eugenésico, de personas con Síndrome de Down, que es el mayor supuesto).
Hubo mataderos, en los que el psicólogo no estaba nunca en su consulta. Mataderos en los que la firma del psicólogo estaba impresa en un formulario también impreso, que hacía las veces de informe médico, en el que solo se rellenaba con el nombre y los datos de la mujer los espacios vacíos, y donde el texto no se modificaba ni una coma en ninguno de los casos.

Pero además, está el otro gran drama silenciado, el del síndrome postaborto, que sumerge a muchas, muchísimas mujeres, en grados muy muy profundos de depresión, que en ocasiones acaban en suicidio.

No, la propuesta de las viejas derechas de PP y VOX, sean azules o verdes, no vienen a dar solución a dos grandes y graves problemas: La despoblación de buena parte del territorio español (y no solo español, puesto que es un problema que, salvo en el Asia continental y en algunos lugares de África, se padece en todas partes) y la degradación de la dignidad humana, tanto del ser humano concebido no nacido, como la de la mujer que se ve abocada, por distintas cuestiones, a llevar adelante el sacrificio de su hijo.

Es hora de dar respuestas valientes, contraculturales y decididas contra esta lacra, una de las mayores que tenemos en nuestros días. Es hora de decir basta, como llevamos algunos defendiendo ya más de dos décadas (mi militancia en este asunto me viene de lejos) a este genocidio, y de presentar con valentía y sin miedos, propuestas que den al traste con la ley más injusta y posiblemente más machista que tenemos.
Estas propuestas deben ir destinadas a la promoción de la natalidad, a defender el salario familiar, a defender la dignidad humana sea cual sea su situación, a defender también el desarrollo integral de los humanos concebidos y sus madres, mediante iniciativas destinadas a ayudar de manera integral y real a las mujeres que se acercan a los mataderos.

Pero sobre todo, se necesita decir la verdad, y en este caso, es muy necesario decir, gritar con todas nuestras fuerzas, que las derechas viejas, azules o verdes, no vienen a devolver la dignidad a los concebidos y a sus madres, sino a disfrazar con discursos falaces una ley genocida que ya ha causado, solo en España, la muerte de casi tres millones de personas.


Es hora, al fin, de que aquellos que defendemos la vida como un don sagrado, empecemos a ser coherentes con nuestros principios y cosmovisión y dejar de apoyar a opciones políticas que desprecian la dignidad humana.


José Maria Reguera 
A.C.T. Fernando III el Santo


(*) La Espada Lobera es una columna de opinión que la A.C.T. Fernando III el Santo pone a disposición de socios y colaboradores. Las opiniones en ella expresadas son sólo atribuibles a quien las firma.

Festividad de la Virgen de la Calle, Patrona de Palencia.


“Aquel invierno era sin duda el más crudo que el panadero –un castellano rudo y poco dado a las cosas de Dios- recordaba en su ya larga vida una noche de enero, en la que arreciaba especialmente el temporal de nieve y viento. Él ya estaba en pie desde bien temprano en el horno que poseía en la Plaza Mayor de Palencia, fajándose entre exabruptos en el encendido del fuego, con el que como cada día hornearía el pan, mientras la ciudad dormía.  Un leño de encina humeaba sin cesar, pero pertinaz se resistía a arder, así que el brabucón panadero decidió entre blasfemias tirarlo a la calle de malas maneras.
A la calle me echas, pues de la Calle me llamaré”, escuchó el panadero mientras regresaba a la tahona. Se dio la vuelta enfurruñado y gritó “¿Quién anda ahí?; y volvió a escuchar entre el viento “A la calle me echas, pues de la Calle me llamaré”. Al observar temeroso que nadie había en la calle, se acercó hasta el trozo de encina que parecía brillar entre la nieve, y nuevamente escuchó proveniente del tronco “A la calle me echas, pues de la Calle me llamaré”. Corrió despavorido el panadero y despertó a su mujer y su hija, contándoles lo ocurrido. Al volver a la calle los tres juntos, ya milagrosamente bajo una noche serena, recogen el leño y lo observan que en su interior se encuentra una imagen de la Virgen María tallada en madera. Ya no hay dudas, es la propia Virgen la que le ha hablado.
Inmediatamente comunicaron a las autoridades eclesiales lo ocurrido, decidiendo el obispo que la imagen fuese trasladada al templo de San Bernardo. Toda la ciudad de Palencia acudió en los siguientes días a orar ante la imagen, convirtiéndose desde ese momento en la Patrona de la ciudad bajo el nombre de Virgen de la Calle, y popularmente como La Morenilla debido al negruzco color dejado por el fuego del panadero en la imagen. Ni que decir tiene que el brabucón panadero se convirtió a partir de aquel milagro en un devoto creyente.
Este relato es a grandes rasgos la leyenda de nuestra querida Virgen de la Calle, de la cual en verdad se desconoce su origen devocional, aunque por documentos se puede asegurar que ya en el siglo XV la imagen era ya venerada en la iglesia de San Bernardo. Se da la circunstancia de que había ya entonces tal devoción por esta imagen que se decidió poner una réplica en la parte exterior de la iglesia para que los palentinos pudiesen orar ante ella en cualquier momento sin necesidad de entrar al templo; y es por ello que a la imagen de la Nuestra Señora de las Candelas de Palencia, se la conoce desde entonces como Virgen de la Calle.  
Fue ya en el siglo XVIII, cuando los jesuitas fueron expulsados de España por el rey Carlos III, que la imagen fue trasladada por las autoridades eclesiales hasta el templo de la Compañía de Jesús, en donde sigue venerándose en la actualidad por los palentinos. La fecha del histórico traslado fue el cinco de noviembre de 1769; siendo añadida una copia en el exterior del templo, a imagen de la tradicional forma en que se mostraba en la iglesia de San Bernardo, en el cercano año 1993.
La imagen es una talla policromada de 41 centímetros de altura, realizada en el siglo XV por autor anónimo. En 1635 se añadió a la imagen los tributos del misterio concepcionista, y ya en el siglo XVIII se la revistió con cuatro ángeles protectores que sirven de andadas. Aunque sabemos que ya en el siglo XVII era venerada popularmente como Patrona de Palencia, no se sabe a ciencia cierta en que momento fue proclamada como tal por las autoridades. Lo que si sabemos, es que en el año 1947, el Papa Pío XII reconoció la secular devoción de Palencia a La Morenilla, proclamándola desde Roma, Patrona y protectora de los palentinos. Su festividad se celebra anualmente el dos de febrero.

Luis Carlón Sjovall
Presidente A.C.T Fernando III el Santo

Presentación "El cura Merino, el vendaval de Castilla"




El pasado sábado nueve de febrero se presentó en la Biblioteca Pública de Palencia el libro “El cura Merino, El vendaval de Castilla”, como parte de las actividades que realizaremos este año en homenaje a Jerónimo Merino y Cob, ahora que se cumple el 250 aniversario de su nacimiento en la pequeña localidad burgalesa de Villoviado; dándose también la circunstancia de que se cumplen 175 años de su muerte en el exilio, en la localidad francesa de Alençon.

Tras la presentación a cargo del presidente de la A.C.T. Fernando III el Santo, tomó la palabra Alfonso Benito Rica, Secretario General del Foro Estudio de la historia Militar de España, quien explicó los problemas que hoy en día tiene publicar una obra de estas características. José Antonio Gallego, recordó a los presentes algunos rasgos de la vida y personalidad de Merino, explicando que fue, en contraposición a los inventados mitos y leyendas que rodean su figura, un hombre de honor, leal hasta grado extremo a los principios tradicionales hispanos. La obra de Gallego, basada en un meticuloso análisis de la documentación -con copia de buena parte de ella en la obra- que a día de hoy se conserva sobre Merino, se nos muestra por tanto como la obra definitiva para entender la personalidad y vida de Merino en particular, y en general la de tantos españoles que se levantaron frente a la imposición revolucionaria.


Esta magna obra de José Antonio Gallego, quien a día de hoy es uno de los principales eruditos en el conocimiento de la historia del tradicionalismo español, recoge la biografía completa, y en buena parte inédita, del cura Merino; quien fuera durante la primera mitad del siglo XIX uno de los máximos referentes en la defensa de las tradiciones hispánicas, en contraposición a las numerosas acometidas revolucionarias que entonces se sucedieron: primero mediante la invasión napoleónica de España, posteriormente con la revuelta revolucionaria que nos llevó al llamado Trienio Liberal, y finalmente con la imposición política de la propia monarquía liberal tras la muerte del rey Fernando VII. Estos hechos llevaron a los españoles a levantarse en armas en numerosas ocasiones, siendo el levantamiento de El cura Merino, sin lugar a dudas, el mayor referente de aquella reacción en las tierras de Castilla la Vieja. Ya fuese formando partidas de hombres armados para combatir en diferentes momentos tanto al invasor francés como al liberalismo revolucionario, Merino abandonaba su parroquia cada vez que las circunstancias de la nación lo exigían y movilizaba sus partidas castellanas repletas de fervorosos incondicionales a la Santa Causa; llegando incluso a atravesar junto al duque de Angulema en 1823 la frontera francesa a la cabeza de los cien mil hijos de San Luís, siempre con el fin de restaurar el orden político cristiano en España. 

La obra se puede conseguir en Palencia en la Libreria Amarilla (Paseo del Salón)


La Espada Lobera: VOX; claros y oscuros que hemos de tener en cuenta



No es fácil hablar de VOX, y no lo es sobre todo porque diga uno lo que diga, no va a gustar a todos. Sólo una crítica negativa a la totalidad del proyecto de Abascal, o una entrega sin concesiones harán que la opinión sea aceptada por parte del “mundo patriota”, donde los unos y los otros ya han definido su posición a estas alturas. Es lógico que entendamos que esos votos que ha conseguido VOX han de tener trampa, ya que estamos tan acostumbrados a no contar con el pueblo español, el cual en su gran mayoría se ha mostrado extremadamente pusilánime frente a todos los agravios que ha sufrido la Patria los últimos cuarenta años, así como demasiado acomodado en una sociedad anestesiada por el nihilismo y el consumismo progre-capitalista. No seré yo quien diga que han cambiado las tornas, pero tampoco voy a ser tan necio como para entender que quien defiende ciertos principios básicos –denostados por todos los partidos políticos del régimen hasta ahora- haya de ser mi enemigo. Al menos mientras no demuestren lo contrario, creo en lo que dicen desde VOX que pretenden hacer; aunque esto no sea ni de lejos todo lo que yo creo que en verdad necesita España de cara a su necesaria y total restauración. Pero coño, con perdón, digo yo que por algo, y en algún momento, tendremos que empezar a frenar la caída libre que sufren todos los estamentos de nuestra nación.

Los 395.978 votos conseguidos por VOX en las elecciones andaluzas, en contraposición a los 47.182 alcanzados en la Elecciones Generales de 2016, o los 58.114 conseguidos en las de 2015, no se han conseguido por ciencia infusa, sino por una serie de acciones que ha realizado VOX especialmente en el último año, y que por el contrario no han realizado otros que bien podrían haberlo hecho. Desechar esa fuerza renovada de españoles que ha puesto su esperanza en el partido de Abascal, simplemente porque algunos decidan desde sus despachos que no son puros a tal o cual doctrina, y más cuando venimos de la nada absoluta, me parece tirar piedras contra nuestro propio tejado.

Tras cuatro años de tumbos, derivas y hasta de cierto “frikismo”, VOX ha sabido tocar la tecla en el momento apropiado, y redirigir un proyecto que parecía acabado incluso antes de despegar. Y para ello ha sido crucial su actuación frente al separatismo catalanista; sus propuestas en cuestiones tan graves para la estabilidad de España como la permanente amenaza del nacionalismo-separatismo, o un mensaje claro frente a la inmigración descontrolada, especialmente la de origen islámico; la defensa de la verdad histórica, especialmente en lo relativo a la aberrante Ley de Memoria Histórica de ZP, que el PP de Rajoy no se atrevió ni a tocar; la defensa de la dignidad y las libertades individuales en temas tan graves como le defensa de la vida, los abusivos impuestos o las nuevas Leyes de Género; su apuesta por levantar la bandera de las glorias de la España histórica y tradicional frente al insulto y olvido permanente, así como su frontal oposición al marxismo y el socialismo, son suficientes razones como para que al menos nos alegremos de que alguien defienda sin complejos estos principios básicos. Especialmente en una nación como España que lleva cuarenta años soportando todo tipo de ignominias, traiciones, atracos y aberraciones por parte de todos y cada uno de los partidos políticos que han ostentado poder desde la instauración del régimen del setenta y ocho.

Desde luego, hay cosas de VOX que no es que no me convenzan, sino que directamente me parecen execrables. Me explico: su evidente carácter liberal y consiguiente defensa del actual régimen, la sobredosis de filo-sionismo que se aprecia en varios de sus miembros más relevantes, así como un seguidismo demasiado evidente de corrientes políticas centroeuropeas; crean algo más que dudas razonables sobre sus verdaderos propósitos. Tampoco les ayuda la oscuridad que se detecta en sus cuentas –algo por otra parte propio de todos los partidos del sistema- y que supongo tiene que ver con algunas de esas filias que espantan. Y finalmente, tampoco me convence -por lo visto y oído hasta el momento- la poco clara estructura que tiene el partido a la hora de decidir quiénes han de ostentar los diferentes cargos.
Evidentemente, VOX no es la España a la que algunos aspiramos, pero sí creo que puede servir para frenar al menos de momento la ofensiva mundialista, especialmente en todos aquellos aspectos que atentan frontalmente la dignidad y derechos básicos de las personas. No olvidemos que los objetivos del NOM, entre los que destaco la imposición de la aberración sexualista, ecologista y animalista, la inmigración descontrolada, y la sustitución del catolicismo por una nueva era de oscuridad -que ya casi está aquí-, se extiende como la espuma. Y por lo tanto toda nación que no ponga YA un dique de contención a esta barbarie, estará de facto abocada a la miseria y esclavitud absoluta en muy poco tiempo.

En definitiva, VOX está aquí para quedarse, y de ello debemos sacar una conclusión política práctica para el futuro. La puerta que durante cuarenta años estuvo cerrada, se ha entreabierto. No dejemos que se cierre, pues por esa misma puerta, con el tiempo podremos entrar otros con mensajes más profundos que los de VOX. Pero de verdad, seamos claros: no se puede pasar de la nada al todo si ni siquiera el pueblo es ya consciente de que viene de la nada, y de que el todo existe.

Luis Carlón Sjovall

(*) La Espada Lobera es una columna de opinión que la A.C.T. Fernando III el Santo pone a disposición de socios y colaboradores. Las opiniones en ella expresadas son sólo atribuibles a quien las firma.

En Autillo de Campos

A la A.C.T. Fernando III el Santo de Palencia, así como al pueblo de Autillo de Campos


En Autillo de Campos,
fue proclamado rey,
el Tercer Fernando,
para toda Castilla,
y un destino cabalgando:
La unión de la vieja Spania,
bajo el cetro cristiano.

Con nobleza y lealtad,
cumplió su mandato,
ganándose el respeto,
hasta de los mahometanos,
a los que venció con la espada,
de la fe triunfando.

¡Entre cristianos reyes,
siempre la guerra evitando!

¡Oh, padre de la patria,
de la Meseta al Atlántico,
pasando por el Guadalquivir,
tu inconfundible legado!

Eterno y augusto monarca,
eterno Fernando el Santo,
gracias a una asociación palentina,
que tu excelso nombre ha tomado,
ya no se olvidará jamás,
que fuiste castellano rey,
primero en Autillo de Campos.

Antonio Moreno Ruiz

Javier Barraycoa en Palencia


El pasado sábado primero de diciembre, el filósofo, sociólogo y escritor barcelonés Javier Barraycoa, explicó en el Centro Social Blanca de Castilla la grave situación que actualmente se vive en Cataluña, así como las actividades que frente a la traición separatista y las trabas e indolencia de los autodenominados constitucionalistas, desempeña en primera linea la Asociación Somatemps, en permanente defensa de la tradición y la españolidad de Cataluña. Además, Barraycoa presentó a los numerosos palentinos presentes en la sede de la A.C.T. Fernando III el Santo, su último libro: "La Constitución incumplida", obra donde el autor catalán explica algunas de las claves de la descomposición espiritual, cultural y política que actualmente sufre España, y que en buena parte se han agravado gracias a la Constitución del 78. Lectura muy oportuna, precisamente ahora que se cumplen cuarenta años de su imposición a los españoles, por parte de entes políticos, sociales y económicos extranjeros.





Viaje a Sevilla 2018


Un año más, una delegación de la A.C.T. Fernando III el Santo se desplazó hasta Sevilla para participar en los actos de homenaje, que con motivo del aniversario de la reconquista de Sevilla por el rey Fernando III el Santo de Castilla, se celebraron en la capital hispalense los pasados días veintitrés y veinticuatro de noviembre.

Como es tradición, estuvimos presentes en un primer momento en la celebración religiosa que se celebra anualmente en la Capilla Real de la Catedral de Santa María, donde con motivo de tan importante jornada, se abre de forma extraordinaria la urna que desde principios del S. XVIII guarda el cuerpo incorrupto de San Fernando. Posteriormente, participamos junto con las asociaciones Fernando III y Rodrigo de Bastidas, en diversas conferencias organizadas en el Centro Cultural La Revuelta, así como en el acto homenaje que junto al monumento a Fernando III el Santo que se encuentra en la Plaza Nueva (antigua Plaza de San Fernando) organizamos en conjunto desde hace un quinquenio.  







Espada Lobera "Fiesta de San Miguel Arcángel :¡¡FELIZ AÑO TRADICIONALISTA, HIDROLÓGICO, MICOLÓGICO, CERVECERO, AGRÍCOLA y ACADÉMICO!!"



Todos los años, mi señora madre, que tiene 96 envidiables años y es nieta, biznieta y tataranieta de guerrilleras contra la francesada y de combatientes  contra la masonada y liberalada  me recuerda que la fiesta del gran príncipe de la milicia Celestial y arcángel es también el inicio del año tradicionalista.
Tradicionalmente, el año natural, en nuestras latitudes europeas, comienza en San Miguel Arcángel, santo patrón de las Vascongadas y Navarra, 29 de septiembre, con su conocido veranillo y, como el año agrícola, comienza con la sementera. En su origen confluyen muchos aspectos ecológicos e hidrológicos. Los pastos reverdecen en la Sanmiguelada. Es el brote de la hierba tras las tormentas y nuevas lluvias. Los pastores y zagales, festivamente, abandonaban las altas sierras cantábricas, pirenaicas y segovianas en trashumancia a las meridionales tierras extremeñas y bardeneras de la Ribera. Curiosamente, esta movilización coincidía con la aparición en los pastos altos norteños de la hojas tóxicas del bonito quitameriendas o merendera, también llamado churgui y mugui en Navarra y la Rioja, flor típica española que alfombra los pastos altos y cañadas por estas fechas . De este modo, el día de San Miguel, los ganados ya debían abandonar los pastos del norte. La cebolleta es comestible en pequeñas cantidades, y así la buscaban los niños al salir de la escuela, pero la pequeña hoja tóxica no puede ser consumida.
En los montes, por estas fechas, asoman también unos suculentos hongos, los onddoac o migueles (Boletus edulis). Coincide con la retirada de los ganados trashumantes, permitiendo así su recolección, ya que los ganados consumen también con fruición estos hongos. Podríamos hablar, por tanto, de un inicio del año micológico coincidiendo con San Miguel.
También termina por San Miguel la recolección y cosecha de diversos frutos y eso es un verdadero fin de año agroclimático. Los estudiantes, que habían ayudado a sus familias en el campo, podían retornar a los estudios. Por todo ello, alrededor de esta gran festividad, se celebra el inicio del curso académico. Los anglosajones siguen utilizando el término Michaelmas (literalmente “Misa de San Miguel”) pues las antiguas universidades, como las de Oxford y Cambridge y, en su día, la de Palencia y la de Salamanca, celebran el comienzo de curso con este gran festejo y escuchan el precioso y ancestral himno Veni Creator. Las implicaciones de la fiesta trascendían lo académico, ya que en muchos ámbitos se iniciaban contratos: tanto de los profesores, ayudantes, vigilantes y bedeles como de los trabajadores de todo tipo.
La fiesta de Michaelmas, en el ámbito céltico y occidental, marcó el final y el comienzo del año del labrador y el ganadero. George C. Homans, sociólogo americano, comenta: "Para esa fecha la cosecha había terminado, y los administradores de las tierras, señoríos y comunidades realizaban las cuentas del año”, algo que continúa hasta la actualidad en muchas asociaciones, juntas, cofradías y cooperativas.
En el costumbrario ancestral y tradicional europeo, y que aún mantienen con orgullo algunas localidades galesas, gasconas, corsas y extremeñas, los felices cochinillos y cerdos de campo entran en esta misma fecha con alborozo en los robledales y encinares acotados a la montanera, con las ansiadas primeras cosechas de bellotas migueleñas, así como de majuelas o abillurris, maguillas o sagarminac, moras, endrinas, abruños y pacharanes, piruétanos, mostajas y muchos frutos más, que son vareadas por los porqueros.
Desde el punto de vista hidrológico, con el veranillo de San Miguel acaba el periodo de sequía y calor y comienza la temporada de lluvias y frescor: realmente hay un antes y un después. La vegetación en muchos lugares inicia también un nuevo curso.
El día de San Miguel Arcángel, en toda Europa comienza tradicional y legalmente el año cervecero. Era una fecha muy señalada para iniciar el despacho y degustación popular de esta bebida a menor precio, acompañada de salchichas, pernil y otros productos típicos porcinos. El mismo día del Santo Arcángel se abre públicamente y con gran euforia popular el primer barril de cerveza, que se degustaba por litros hasta el vaciado final. El nombre comercial de una conocida marca de cerveza en España no es ajeno a esto. Es el origen de la actual, aunque desangelada (y nunca mejor dicho), Oktoberfest, que se ha popularizado mundialmente a gran escala y a la celebración de muchas ferias agrícolas.
En toda Europa, la festividad de San Miguel fue  término y plazo de negocio jurídico, por lo que los contratos anuales se hacían de San Miguel a San Miguel. En esa fecha se inauguraban muchas y  grandes ferias de ganado, algunas de remota y al menos, medieval raigambre, como la equina de Pamplona o la riojana de Nájera o extremeña de Zafra. Hay una sorprendente multitud de documentos, fueros, ordenanzas tradicionales y textos que lo avalan.
La solemnidad de San Miguel Arcángel, príncipe de la milicia celestial, se ha celebrado siempre por todo lo alto, pues es un santo ángel protector ya venerado desde la antigüedad por los antiguos judíos y también por todos los cristianos de Occidente y Oriente. De hecho, aparece en el Antiguo Testamento, además del Nuevo. Durante siglos fue fiesta solemne y de guardar y entre toda la población se celebró siempre con gran devoción y alegría, acompañada al efecto de multitud de novenas y canciones, pero también de licores, dulces y platos, cuya popularidad ha llegado a nuestros días.
Ya en el siglo V, hay documentos en Roma en los que se cita la fecha del 30 de septiembre como fiesta de San Miguel. Sin embargo, por celebrarse su vigilia el día anterior, terminó asentándose su celebración en la víspera o vigilia, esto es, el día 29. En la auténtica Santa Misa propia de esta fiesta (tradicional o tridentina), de profundidad, belleza y misterio incontestable, se suplica fervientemente la ayuda a San Miguel Arcángel en varias ocasiones, desde el principio hasta el final, algo que se perdió diabólica y sospechosamente tras el concilio, que además concentró las fiestas de los santos arcángeles en un solo día, por motivos administrativos infumables.
El 29 de septiembre, fiesta de San Miguel Arcángel, comienza el año tradicionalista de las Españas, por lo que no es ninguna broma desear a los lectores:

¡¡Feliz año académico, agroforestal y tradicionalista !!

Y nada mejor que rezar la oración “San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha!! :

SANCTE Michael Archangele, defende nos in proelio, contra nequitiam et insidias diaboli esto praesidium. Imperet illi Deus, supplices deprecamur: tuque, Princeps militiae caelestis, Satanam aliosque spiritus malignos, qui ad perditionem animarum pervagantur in mundo, divina virtute, in infernum detrude. Amen.

Juan Andrés Oria de Rueda Salgueiro
Ingeniero de Montes
Miembro de la Asociación Cultural Tradicionalista San Fernando

Presentación del libro "Marca Palencia" en Autillo de Campos


El pasado viernes catorce de septiembre, la Asociación Encuentros Palentinos organizó un coloquio centrado en el VIIIº centenario de la Proclamación como rey de Castilla de Fernando III el Santo en Autillo de Campos, en el Centro Cultural de la localidad palentina. 


El acto, que fue presentado por el periodista y escritor José María Ruiz-Ortega y el profesor y escritor Roberto Gordaliza, sirvió como presentación en la histórica localidad terra-campiña del libro "Marca Palencia", de reciente publicación, y que recoge por medio de más de un centenar de semblanzas -en las que han colaborado varios miembros de nuestra Asociación-, una buena parte de la historia de Palencia. Así, Luis Carlón -presidente de la A.C.T. Fernando III el Santo-, recordó a los presentes las semblanzas en las que recuerda en el libro tanto los detalles que propiciaron la Proclamación de Fernando III el Santo, como las numerosas estancias en tierra palentina del emperador Carlos V; haciendo hincapié en la obligación moral de conocer nuestra historia y tradiciones que tenemos los palentinos, ahora que tanto la globalización como la ignorancia generalizada avanzan y amenazan cual plagas bíblicas, nuestra identidad tradicional. Concluyó el acto con unas palabras de Ángel Castro -alcalde de Autillo de Campos-, quien recordó lo importantes que han sido para la localidad los actos histórico-culturales realizados con motivo de el VIIIº Centenario de la Proclamación de Fernando III el Santo como Rey de Castilla en Autillo de Campos. 
Una vez finalizado el acto, entregamos una placa conmemorativa a Don Santiago Álvarez-Barón, presidente y alma máter de Encuentros Palentinos, en reconocimiento a su incansable labor en defensa de la historia, cultura y tradiciones de Palencia.

1300 Aniversario de la Proclamación de Don Pelayo como Príncipe de la España Cristiana


El 28 de mayo del año 722, un pequeño contingente militar formado fundamentalmente por godos, astures, cántabros e hispano-romanos, comandados por el príncipe Don Pelayo, y bajo la protección de la Santísima Virgen María, derrotaron en Covadonga a un contingente muy superior en número de fuerzas musulmanas dirigidas por el gobernador Munuza y el general Al-Qama. Con esta milagrosa primera victoria frente a traidores e invasores se ponía fin a la presencia militar ismaelita en la cordillera astur, y comenzaba de hecho la gloriosa Reconquista de España desde el ya nombrado desde entonces: Reino Hispano Cristiano de Las Asturias, continuador natural del Reino Hispano-godo de Toledo. Pero esta crucial victoria no habría sido posible si cuatro años antes las diferentes facciones hispanas que aun se negaban a claudicar ante el poderío militar de los extranjeros, no se hubiesen unido en sagrado juramento bajo el gobierno de un Príncipe que los guiase hacia la Victoria. Esa victoria está simbolizada de manera suprema desde aquel glorioso día en la Cruz de la Victoria, y ese príncipe fue el rey Don Pelayo; quien fuera elegido Príncipe de la España Católica -tal como nos recuerda la tradición-, el ocho de septiembre del año 718 en las laderas del Monte Corona.

Ahora que se cumplen 1.300 años de la recuperación de la Monarquía Católica Hispana, poniéndose así fin al ignominioso tiempo (711-718) en que España quedó sin gobierno ni esperanza tras la muerte del rey Don Rodrigo; es tiempo para que todo español de bien rememore lo que sucedió aquella gloriosa jornada en el Monte Corona, pues ahí encontraremos un sin igual ejemplo del verdadero sentido de España. Hoy más que nunca, frente a la mediocridad, desaliento y traición generalizada que padece la España contemporánea, debemos recuperar el sentido del honor, afán de justicia y la búsqueda de la virtud cristiana para volver a levanta nuestra Patria; y para ello contamos con el ejemplo supremo de los héroes y mártires que nos precedieron en tan difíciles circunstancias, y en buena parte similares a las actuales. 




Recientemente la A.C.T. Fernando III el Santo realizó un acto homenaje en la Ermita de la Virgen de la Corona, a aquellos ejemplares antepasados que junto con el rey Don Pelayo levantaron la cruz y la espada en defensa de la fe, libertades y tradiciones de la España Católica frente a todos sus enemigos aquel ocho de septiembre del año 718 bajo la protección del emblemático y majestuoso Monte Corona (Cordiñanes de Valdeón, Reino de León).