Actos de homenaje a San Fernando Rey en Sevilla y Burgos



Con apenas cinco días de diferencia, durante el presente mes de noviembre se han conmemorado dos importantes efemérides relacionadas con la vida de San Fernando: así, el pasado sábado día veintitrés se conmemoraba el setecientos setenta y un aniversario de la reconquista de la ciudad de Sevilla, y el miércoles veintisiete el octavo centenario del armado como caballero en el Monasterio de Santa María la Real de Las Huelgas de Burgos. Como es norma en nuestra Asociación, tan vinculada desde su fundación con la figura del Santo Rey de Castilla, hemos estado presentes en ambas efemérides.

El sábado 23 de noviembre una representación de la A.C.T. Fernando III el Santo de Palencia asistió por décimo tercer año consecutivo a las celebraciones religiosas que en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla se llevaron a cabo -algunas, como la Procesión de la Espada, desde que la instauró Alfonso X a mediados del siglo XIII- junto al cuerpo incorrupto de San Fernando. Ya por la tarde, colaboramos en los actos organizados por la Asociación Cultural Rodrigo de Bastidas (magnífica labor organizativa y cultural la de este colectivo de jóvenes sevillanos) junto al monumento dedicado a Fernando III, sito en la Plaza Nueva de Sevilla; donde el presidente de nuestra Asociación, junto con miembros de Rodrigo de Bastidas y el poeta sevillano Antonio Moreno Ruiz, pronunciaron diferentes discursos ante el numeroso público congregado recordando la gloriosa reconquista de la capital hispalense, y poniéndola como referente, especialmente para los más jóvenes, para afrontar con garantías de éxito la nueva (y permanente) reconquista que ha de cambiar el rumbo de la penosa realidad que a día de hoy sufre España. La figura de San Fernando volverá a marcar a buen seguro el camino de la gloria a los mejores, a aquellos que sientan el ardor guerrero propio de quienes se rigen por los códigos eternos de nobleza y lealtad, que él tanto ensalzo; y que han de ser el  bastión inexpugnable frente al que serán derrotados de nuevo todos los enemigos de Dios y de España. Todo nuestro ánimo y apoyo en el noble afán de perseverar en el camino iniciado hace unos años por las asociaciones culturales patrióticas sevillanas; pues sabiendo que sólo el compromiso alienta la esperanza, lo cual ya en sí es una victoria, es seguro que el buen trabajo garantiza el éxito.

El miércoles 27 de noviembre también estuvimos presentes en los actos que en el Monasterio burgalés de Las Huelgas conmemoraron el Octavo Centenario del armado como caballero de San Fernando. Una preciosa ceremonia religiosa oficiada por el arzobispo de Burgos, acompañada en los cánticos por las hermanas cistercienses, en la capilla que alberga el Panteón Real de Castilla (junto a los sepulcros de los reyes Alfonso VIII y su esposa Leonor Plantagenet, y también el de la reina Berenguela I la grande y el rey niño Enrique I) fue el acto central de la jornada. En una capilla abarrotada destacó la presencia de numerosos oficiales del Arma de Ingenieros del que Fernando III es Santo Patrón, así como una importante representación de la Orden de Caballeros de la Santa Vera-Cruz del rey Fernando III; orden fundada por el propio San Fernando en el año 1219 como fuerza cristiana avanzada en la frontera musulmana del norte de Andalucía, y que a día de hoy tiene como principal fin la custodia del Solar de La Batalla de Las Navas de Tolosa. Los actos en honor a San Fernando, al que con tanto respeto se le recuerda por las hermanas y personal del simbólico monasterio del que fue principal impulsor, concluyeron con una parada militar seguida por numerosos burgaleses a cargo de diferentes cuerpos del Arma de Ingenieros.

¡VIVA SAN FERNANDO!
¡VIVA CASTILLA!
¡VIVA ESPAÑA!

Axafat entrega las llaves de Sevilla a San Fernando

Cuerpo incorrupto de San Fernando

Procesión de La Espada Lobera

Discurso del Presidente de la A.C.T. Fernando III el Santo

Acto homenaje en la Plaza Nueva de Sevilla

Altar de Las Huelgas presidido por una imagen de San Fernando

Sepulcro del rey Alfonso VIII de Castilla

Consagración del tradicionalismo al Sagrado Corazón de Jesús



El pasado sábado veintitrés de noviembre, una representación de la A.C.T. Fernando III el Santo (como entidad adherida al acto organizado por la C.T.C) estuvo presente en el Cerro de los Ángeles, participando en la renovación de la consagración del carlismo al Sagrado Corazón de Jesús, coincidiendo con la clausura del Año Jubilar.

La jornada comenzó con una ofrenda floral en la capilla de los mártires en homenaje a los requetés (entre los que se encontraba el tradicionalista palentino Fidel Barrio) que dieron su vida el 23 de julio de 1936 en defensa del Cerro de Los Ángeles; y posteriormente un obispo “represaliado” por la actual jerarquía eclesial ofició la tradicional misa en la ermita del Cerro. En todo momento nuestro estandarte estuvo colocado en lugar de honor, manteniéndose en pie nuestro abanderado -excepto durante la consagración en que todas las banderas se postraron- junto a la bandera rojigualda de España y la tradicional enseña con la Cruz de San Andrés que presidieron el acto durante toda la celebración, . Posteriormente se leyó junto al monumento antiguo una oración de consagración, tras la cual entraron en el propio monumento un representante de cada entidad convocante. Tras los actos litúrgicos y conmemorativos, la jornada finalizó con una comida de hermandad en el cercano restaurante Los Olivos.

Como anécdota de la jornada, comentar que el pendón de la A.C.T. Fernando III el Santo suscitó la curiosidad de muchos de los presentes, especialmente de los tradicionalistas andaluces que al ver la imagen de San Fernando pensaban que éramos una asociación sevillana. Además, uno de nuestros socios se hizo con un pequeño trozo de piedra suelta del antiguo monumento al Sagrado Corazón, que a partir de ahora estará depositado -como recuerdo perpetuo de la ignominia allí perpetrada por la criminal ideología marxista- en el Centro Social y Cultural Blanca de Castilla de Palencia.

¡VIVA ESPAÑA!
¡VIVA XTO REY!







José Francisco de San Martín, claroscuros de un personaje histórico.


El solar de la provincia de Palencia es origen de grandes personajes históricos. El propio Juan Ponce de León o Antón de Carrión, descubridor de la Florida y conquistador del Perú junto a Pizarro respectivamente. El Virrey Velasco, virrey que fue de Nueva España y Nueva Castilla y tio del descubridor de la Antártida, también palentino, Gabriel de Castilla. Son muchos más los nombres de personajes históricos que, directa o indirectamente, tienen relación con esta tierra milenaria, corazón de los reinos de León y de Castilla y donante de miles de buenos corazones para mayor gloria de Dios y de la cultura española.

De entre ellos, quiero destacar en este texto a uno que, si bien podría haber pasado a la historia como un héroe al nivel de los valientes soldados encabezados por el obispo/soldado Tello Téllez de Meneses en la batalla de las Navas de Tolosa, ha quedado, sin embargo, sometido a una serie de juicios en muchas ocasiones simplistas y banales, y en otras completamente impregnadas de un aura de laica santidad que en absoluto se asemejan a lo que realmente fue. Este personaje no es otro que el General San Martín, o por su nombre completo, José Francisco de San Martín.

Su padre, originario de Cervatos de la Cueza, Don Juan de San Martín, y a la sazón gobernador del departamento de Santa María de los Buenos Aires, casa con su madre, Doña Gregoria Matorras, oriunda de Paredes de Nava y sobrina de Don Jerónimo Matorras, gobernador que fue de Tucumán y conquistador del Chaco argentino. José nace en Yapeyú, virreinato de La Plata –recién escindido del virreinato de Nueva Castilla o del Perú- en febrero de 1778, y a los 6 años de edad pasa a vivir en la península donde estudia en el Seminario de Nobles de Madrid, lanzándose a la carrera militar, destacando como buen oficial en varias campañas militares como en la decisiva batalla de Bailén contra los franceses. Su pericia marcial pasó entonces a compararse a su odio a lo propio.

Acompañado del caraqueño Francisco de Miranda, en cuya casa londinense vivió unos meses, pagada por la pensión que la corona inglesa le había concedido y de cuya mano entró a formar parte de una logia inglesa –de la que hablaremos en otro momento- saliendo de esta como masón de grado 13 y desplazándose a Buenos Aires para participar de las llamadas “Juntas de Gobierno” creadas para, supuestamente, defender la corona de Fernando VII y que sirvieron para ir proclamando las independencias iberoamericanas, traicionando desde el inicio a sus fines teóricos. (Después, los historiadores más avezados nos descubrirán que, en efecto, las “juntas” no quisieron nunca servir al Rey, sino que fueron la excusa que promovieron para hacerse con el control de las gobernadurías, capitanías y virreinatos, aprovechando la invasión napoleónica) San Martín inicia un periplo de miles de kilómetros a lo largo y ancho del cono sur del continente americano.

San Martín, cargado el zurrón de libras, funda una nueva logia masónica de obediencia inglesa aun activa en Argentina: La Hermandad Lautaro que servirá para unificar a los independentistas sudamericanos en torno a él y a otros “libertadores”. San Martín consigue juntar un más que numeroso ejército que expulsa al virrey de La Plata y proclama la independencia de Argentina, así como la de la capitanía de Chile y la del Virreinato de la Nueva Castilla o del Perú, en tan solo 11 años.

Este San Martín, de indudable acento castellano, convertido en uno de los más grandes mitos americanos, quizá no fuera consciente de que lo que había provocado no era un nuevo orden de paz y progreso, sino una nueva era de guerras civiles en las que, de un lado, unos pocos criollos traidores a la corona española, apoyados de hordas de mercenarios ingleses, se enfrentaron a un ejército poblado de otros criollos realistas y miles de nativos americanos y negros y mulatos libres, que sabían que sus privilegios se veían amenazados por las ansias de poder de los ingleses. Esa nueva era plagada de conflictos aun se perpetúa hoy, con innumerables revueltas, golpes de estado, guerras entre vecinos hasta entonces hermanos bajo una sola corona, pero de gran diversidad cultural llamada Hispanidad.

Tras ver el panorama posterior, decide renunciar a su cargo de “Protector del Perú” y viajar con su hija Mercedes a Francia, fallecida ya su esposa, donde acabaría sus días en la más absoluta soledad y ostracismo.

Solo el surgimiento de las nuevas repúblicas americanas, de la mano de los historiadores ingleses y españoles que se encargaron de crear y difundir la leyenda negra antiespañola, se ocuparon más tarde en poner a San Martín (Y a otros como Bolívar o Sucre) en un falso altar laico, llenando miles de páginas de fantasías heroicas, como la supuesta creación de la primera bandera del Perú

Es tiempo ahora, cuando se acerca el segundo centenario de la independencia del Perú, proclamada en 18 de julio de 1821, aunque no consumada hasta bien entrada la década de los 40 del s. XIX, de empezar a descubrir y desmontar la falsa narrativa sobre este personaje de origen palentino que goza de reconocimiento en el callejero de nuestra ciudad en perjuicio, quizá, de otros nombres que, con más derecho, deberían ostentar una placa en nuestro municipio.

José María Reguera
A.C.T. Fernando III el Santo


(*) La Espada Lobera es una columna de opinión que la A.C.T. Fernando III el Santo pone a disposición de socios y colaboradores. Las opiniones en ella expresadas son sólo atribuibles a quien las firma.

Espada Lobera "Una reacción imprescindible"



Ante la actual situación socio-política que vive España, y con el peligro en ciernes que supone un gobierno a partir del próximo lunes liderado por el aspirante a tirano que ocupa La Moncloa, quién a buen seguro seguirá imponiendo junto a sus cómplices (marxistas, liberales y separatistas) leyes aberrantes así como auspiciando la desintegración de lo que queda de España: así las cosas entiendo que a pesar de la desconfianza que cualquier partido político actual nos pueda generar, toca hacer un esfuerzo y dar un voto de confianza a la única organización política de corte patriótico que ha conseguido movilizar a millones de españoles en las últimas décadas.

Por eso este año voy a votar, cosa que casi nunca he hecho y que en principio me produce verdadero rechazo, y acción además a la que nunca he dado demasiada importancia teniendo en cuanta la facilidad con que hoy en día se manipula sin rubor alguno y de manera grosera a las masas. Pero lo dicho, esta vez voy a votar por primera vez con ciertas ganas, y lo voy a hacer sin tener nada que ver –en lo que a afiliación o colaboración directa se refiere- con el partido al que voy a apoyar, e incluso a pesar de que en mi concepción tradicional del mundo entiendo como necesaria la supresión total de la nociva partidocracia revolucionaria; pero dicho esto, y recordando nuevamente la gravedad de la situación en la que se encuentra actualmente nuestra Patria, hay que reconocer que el papel desempeñado por VOX desde hace algún tiempo -queramos o no, único dique político actual frente a la destrucción de España- en defensa de unos mínimos imprescindibles (defensa de la unidad de España y del derecho a la vida del no nacido, freno a la inmigración ilegal, lucha frente a la ideología de género e ingeniería social en sus principales variantes, defensa de la propiedad privada y actitud combativa frente a la nefasta ley de la memoria histórica) hacen que me parezca cuanto menos necesario intentar ayudar a su éxito, que al menos mientras sigan plantando cara a la ignominia, será el nuestro. Votaré incluso aunque me repugne que buena parte de sus miembros procedan del sistema, e incluso de que VOX, aunque quizá sea por táctica política, defienda incluso el liberalismo y el propio Régimen del 78. 


Y es que además, ya causa hartazgo aguantar que mientras la anti-España no cesa de imponer a diestra y siniestra su terrible ideología, haya organizaciones que se dicen contrarrevolucionarias mientras en realidad se muestran en permanente inacción a la espera de no se sabe qué. En definitiva, casi nada positivo se ha conseguido en décadas, y la realidad nos ofrece un solar –salvando excepciones naturalmente- muchas veces más casposo que ilusionante en el que casi nadie apoya a quienes en verdad intentan reaccionar (y sé de lo que hablo). Así que llegados a esta situación límite, personalmente me conformo con que Abascal -a quien conocí personalmente en el año 2012 durante los actos conmemorativos celebrados en Las Navas de Tolosa por el VIIIº Centenario de la gloriosa Batalla- y los suyos al menos defiendan desde ciertos puestos de poder los mínimos imprescindibles antes apuntados. Y si no lo hacen, entonces será cierto que son lo mismo que los demás y nada habremos perdido -pues casi nada nos queda- por intentarlo.

Luis Carlón Sjovall
A.C.T. Fernando III el Santo

(*) La Espada Lobera es una columna de opinión que la A.C.T. Fernando III el Santo pone a disposición de socios y colaboradores. Las opiniones en ella expresadas son sólo atribuibles a quien las firma.


Manifiesto "Día de la Hispanidad 2019"


Cuando el 12 de octubre de 1492, las tres naos castellanas (Pinta, Niña y Santa María) enviadas hacia las Indias por la Reina Isabel de Castilla, y capitaneadas por el Almirante Cristóbal Colón avistaron tierra navegando hacia el Occidente de la Mar Oceána, un nuevo desafío se alzó frente al ímpetu reconquistador castellano forjado a lo largo de ocho siglos de combate fronterizo frente al Islam invasor. Apenas hacía unos meses que había concluido con éxito la “Restauratio” de España con la gloriosa reconquista de Granada por los Reyes Católicos, y a ese pueblo forjado y valiente se le abría un mundo nuevo -que más adelante conoceríamos como Hispanidad- presto y necesitado para ser evangelizado, culturizado y hermanado bajo el gobierno; en un primer momento de la Corona de Castilla y luego de la Monarquía Católica Hispana. No cabe duda, que un proyecto como fue aquel de la conquista y evangelización del continente americano, y en los siguientes años de buena parte del mundo, sólo estaba al alcance en aquel momento de la muy bregada, leal y creyente raza española; y que algo de divino hubo de haber en que sucediese justo en ese momento, especialmente para gracia y provecho de los pueblos salvados precisamente por España de su ancestral salvajismo pagano.

Una vez consumada la Conquista, se forjó bajo la autoridad de la Monarquía Española una ejemplar unidad territorial, cultural y religiosa. Nunca en el mundo se había conocido un Imperio tan grande y fructífero en todo; pero los constantes ataques de todo orden por parte de las potencias europeas, los conflictos internos en la España peninsular propiciados en buena medida por esos mismos enemigos, y sobre todo la infección revolucionaria favorecida finalmente por la invasión napoleónica de la península; terminó por destruir en buena parte de sus hijos los viejos nobles principios propios del espíritu hispano, desangrándose de esta manera fratricida el imperio y la propia metrópoli a lo largo de todo el siglo XIX.
Ya en el siglo XX, una vez que -tras la pérdida de las provincias de Cuba y Filipinas-  todo rastro físico del Imperio quedó perdido, comenzó a surgir el concepto que hoy en día conocemos como Hispanidad. Así, fue el político conservador Faustino Rodríguez-San Pedro, quien en el año 1913 propuso a través de la organización Unión Ibero-Américana que se instaurase la “Fiesta de la Raza Española” el 12 de octubre. En el año 1918, alcanzó ya en España el rango de fiesta nacional con esa denominación. Misma denominación que se empezó a utilizar inmediatamente en distintas repúblicas americanas, al sentir -así era en gran medida aun en aquel momento- como propia esa gloriosa fecha. La idea de recuperar parte del legado perdido entre pueblos hermanos iba de esta manera cuajando tanto en España como en sus viejos territorios de ultra- mar.
No fue hasta el año 1931 en que se habló por vez primera del término Hispanidad, cuando Ramiro de Maeztu, que había sido embajador de España en Argentina entre 1928 y 1929, abrió la revista “Acción Española” con un artículo titulado “La Hispanidad”, que comenzaba así: “El 12 de octubre, mal titulado Día de la Raza, deberá ser en lo sucesivo el Día de la Hispanidad”. No se oficializó este nombre hasta el año 1958, cuando un decreto de la Presidencia del Gobierno del nueve de enero estableció que “Dada la enorme trascendencia que el 12 de octubre significa para España y todos los pueblos de la América Hispana, el 12 de octubre será fiesta nacional, bajo el nombre de Día de la Hispanidad”. Actualmente, la Ley 18/1987, establece que el 12 de octubre es la Fiesta Nacional de España, pero lamentable y traicioneramente ha prescindido del término Hispanidad. No obstante, el nombre ya forma parte del ideal común, tanto de los españoles, como de todos los pueblos que a lo largo del orbe formaron parte de la Monarquía Católica Hispana.
Hoy, frente a la imposición del pensamiento igualitario, de las falsedades permanentes que se vierten sobre nuestra gloriosa historia y de las traiciones de todo tipo, especialmente graves las de aquellos que debieran por su cargo ser referentes. La Hispanidad en su amplio sentido, se yergue como símbolo y esperanza del legado transmitido por las gloriosas gestas de nuestra Patria, y de las que tantos tan orgullosos nos sentimos. Este año precisamente, no debemos olvidar que se conmemora el quinto centenario de la conquista del Imperio Azteca por parte del Capitán Hernán Cortés, así como de la partida desde el Puerto de Santa María de la expedición -que capitaneada primero por Fernando de Magallanes y concluida finalmente por el capitán guipuzcoano Juan Sebastián Elcano-, se convirtió en la primera circunvalación alrededor del mundo. Dos gestas inigualables que dan sentido en sí mismas a la Festividad de La Hispanidad.
Celebremos sin complejos nuestra identidad común, y roguemos para que la Virgen del Pilar y la Virgen de Guadalupe, Reinas de la Hispanidad, nos ayuden a encontrar las fuerzas que a veces parecen faltar, para continuar sirviendo humildemente a Dios y a las Españas.

Asociación Cultural Tradicionalista Fernando III el Santo

Presentación del libro "Cruzado contra el estado islámico"


El viernes cuatro de octubre, a partir de las 20:30 horas; la A.C.T. Fernando III el Santo ha organizado en el Centro Social y Cultural Blanca de Castilla de Palencia la presentación del libro "Cruzado contra el estado islámico", publicado por Ediciones Esparta. Su autor, quien ha publicado la obra bajo el seudónimo  de Simón de Monfort, -nombre de guerra con el que recientemente combatió a los criminales islamístas del ISIS (DAESH)- explicará a los presentes las verdaderas causas y consecuencias de la creciente radicalización del mundo musulmán, así como sus experiencias como cruzado en defensa de la libertad y de los cristianos árabes. 


Son muchas las sombras que existen sobre la creación y financiación del radicalismo islámico, y también sobre sus fines, y todo ello bajo la aparente actitud complaciente de las potencias occidentales; pero lo que hasta ahora ha quedado claro es que sólo gracias a unos pocos héroes, y a la valentía de algunos líderes como el primer ministro de Siria, de momento se ha podido frenar el exterminio -programado por estos criminales y sus promotores- de las históricas comunidades cristianas de Próximo Oriente. Pero que nadie se engañe, la amenaza permanece, y como bien sabemos cada vez estará más presente, incluso en nuestra propia tierra. Nuestra intención es qué las mediocres y traicioneras ramas de la actualidad política española, no nos impidan ver el oscuro bosque hacía el que oscuros intereses nos dirigen.

Crónica de la contra-manifestación en defensa de la iglesia de San Francisco


Frente a la amenaza de usurpación de la histórica iglesia de San Francisco de Palencia por parte del grupo político Izquierda Unida, y ante el silencio cómplice del obispado de Palencia; cerca de un centenar de palentinos acudieron hasta la céntrica iglesia-conventual fernandina en la tarde del viernes trece de septiembre, en atención de la llamada de nuestra Asociación en defensa del mantenimiento del templo como iglesia católica.

La visita izquierdista que pretendía observar el templo (no queda claro con que fines, además del de provocar a los fieles y hacerse la foto publicitaria) aprovechando las jornadas de puertas abiertas establecidas los viernes por la tarde, fue respondida por nuestra Asociación y decenas de fieles pacíficamente mediante el rezo del Santo Rosario, y una necesaria vigilancia a los visitantes izquierdistas con el objetivo de que no se cometiese ningún acto incorrecto (como ya ha ocurrido en otros lugares en situaciones semejantes) dentro del templo católico palentino. 

Sin duda la pretensión de algunos de dar un paseo triunfal por la iglesia quedó desvirtuada ante el comportamiento ejemplar de los feligreses (que exceptuando a algún exaltado que nada tiene que ver con los organizadores de la contra-manifestación) mantuvieron un comportamiento ejemplar, y dejaron claro a quién corresponda que no se va a permitir la desamortización de la que es sin duda la iglesia más simbólica de Palencia. Desde nuestra Asociación seguiremos liderando la defensa de San Francisco, y además nos comprometemos a investigar y denunciar a quienes estén alentando este intento de usurpación de un templo que ha estado abierto a todos los palentinos desde hace casi ocho siglos.

A.C.T. Fernando III el Santo


Pregón de San Antolín de la A.C.T. Fernando III el Santo


El final de agosto trae anualmente a Palencia sus tradicionales ferias y fiestas en honor de San Antolín de Pamiers, patrón de la ciudad; y así por quinto año consecutivo desde la A.C.T. Fernando III el Santo hemos querido unirnos a los festejos patronales con la organización de un pregón que a diferencia de los oficiales, se centre en rememorar diferentes pasajes históricos de nuestra tierra.

Este año, hemos invitado al abogado palentino y conocido aficionado taurino Don David Valderrama Gutiérrez, quién pregonará bajo el título "Palencia Taurina: sus plazas y sus gentes" la historia, anécdotas y circunstancias que a lo largo de los siglos -recordamos que la primera referencia documental a la celebración de una corrida de toros se remonta a la boda entre el rey Alfonso VII de León y Doña Berenguela de Barcelona en el año 1128 en la localidad palentina de Saldaña- han unido a Palencia con la popular fiesta de los toros.

Tras el pregón que se celebrará en el Centro Social Blanca de Castilla el próximo jueves 29 de agosto, la A.C.T. Fernando III el Santo invitará a un vino español a los asistentes, deseando unas felices fiestas de San Antolín a todos los palentinos y amigos que nos visiten en estas fechas.


"Palencia Taurina: sus plazas y sus gentes"
David Valderrama Gutiérrez
Jueves 29 de agosto a las 20:30 horas
Centro Social Blanca de Castilla (C/ Mancornador Nº5 Palencia)


Conmemoración de La Batalla de Navas de Tolosa 2019




Entre el doce y el dieciséis de Julio, la localidad jienense de Santa Elena albergó los actos conmemorativos que la Orden de Caballeros de la Santa Cruz del rey Fernando III organiza anualmente en recuerdo homenaje a los héroes y mártires cruzados, que gloriosamente vencieron a los ejércitos almohades en La Batalla de Las Navas de Tolosa, el dieciséis de Julio del año del Señor de 1212.


Anualmente, el sábado más cercano a la fecha de La Batalla, es la jornada elegida tanto para el nombramiento de nuevos caballeros de la Orden (este año se conmemoró el octavo centenario de su fundación por el rey Fernando III como Militia Sancta Crux), como para el acto homenaje a quienes -con su sacrificio en el Campo de Batalla aquella inolvidable jornada- rompieron las cadenas de la esclavitud con que amenazaban a los reinos hispánicos, y por extensión a toda La Cristiandad, las huestes del miramamolín an-Násir. Además, en la conmemoración no faltaron las ya tradicionales y emotivas reposiciones del pendón de Castilla tanto en La Era del Rey como en La Mesa del Rey, conferencias histórico-culturales, una comida de hermandad y la imprescindible celebración religiosa en la iglesia de Santa Elena.

La A.C.T. Fernando III el Santo, como depositaria en Palencia de la Encomienda de Castilla, estuvo presente en los actos rememorando las hazañas de aquellos antepasados que combatieron en La Batalla de Navas de Tolosa -milicias concejiles y mesnadas nobiliarias- bajo el mandato del rey Alfonso VIII de Castilla, y junto con los reyes Pedro II de Aragón y Sancho VII de Navarra, así como con caballeros cruzados llegados desde León, Portugal y diferentes lugares de la Cristiandad europea, hace hoy algo más de ocho siglos.


Placa conmemorativo VIIIº Centenario de la creación de la Militia Sancta Crux
Pendón de Castilla en La Era del Rey
Mesa del Rey (Campamento de Alfonso VIII el Noble)
Miembros de la A.C.T. Fernando III el Santo con Don Nicolás Callejas (Maestre de la Orden)
Campo de Batalla (Cerro de las Viñas)




Presentación del libro: Vasco Núñez de Balboa, el español que descubrió un Oceáno.


Monumento dedicado a Vasco Núñez de Balboa en Panamá
Aprovechando el Vº Centenario de la muerte del Adelantado de la Mar del Sur y gran conquistador extremeño Vasco Núñez de Balboa en Panamá; hemos organizado una conferencia sobre su vida y hazañas en el Centro Social y Cultural Blanca de Castilla, a cargo del escritor guipuzcoano José Andrés Álvaro Ocáriz, quién recientemente ha publicado un libro titulado: "Vasco Núñez de Balboa, el español que descubrió un Océano".

Además, y aprovechando la presencia de Álvaro Ocáriz en Palencia, también se presentará una edición crítica del "Trafalgar" de Benito Pérez Galdós, publicado recientemente por el mimo autor. 


Lunes ocho de Julio a las 20:30 horas
Centro Social y Cultural Blanca de Castilla
C/ Mancornador Nº5, Palencia