Presentación del libro "Marca Palencia" en Autillo de Campos


El pasado viernes catorce de septiembre, la Asociación Encuentros Palentinos organizó un coloquio centrado en el VIIIº centenario de la Proclamación como rey de Castilla de Fernando III el Santo en Autillo de Campos, en el Centro Cultural de la localidad palentina. 


El acto, que fue presentado por el periodista y escritor José María Ruiz-Ortega y el profesor y escritor Roberto Gordaliza, sirvió como presentación en la histórica localidad terra-campiña del libro "Marca Palencia", de reciente publicación, y que recoge por medio de más de un centenar de semblanzas -en las que han colaborado varios miembros de nuestra Asociación-, una buena parte de la historia de Palencia. Así, Luis Carlón -presidente de la A.C.T. Fernando III el Santo-, recordó a los presentes las semblanzas en las que recuerda en el libro tanto los detalles que propiciaron la Proclamación de Fernando III el Santo, como las numerosas estancias en tierra palentina del emperador Carlos V; haciendo hincapié en la obligación moral de conocer nuestra historia y tradiciones que tenemos los palentinos, ahora que tanto la globalización como la ignorancia generalizada avanzan y amenazan cual plagas bíblicas, nuestra identidad tradicional. Concluyó el acto con unas palabras de Ángel Castro -alcalde de Autillo de Campos-, quien recordó lo importantes que han sido para la localidad los actos histórico-culturales realizados con motivo de el VIIIº Centenario de la Proclamación de Fernando III el Santo como Rey de Castilla en Autillo de Campos. 
Una vez finalizado el acto, entregamos una placa conmemorativa a Don Santiago Álvarez-Barón, presidente y alma máter de Encuentros Palentinos, en reconocimiento a su incansable labor en defensa de la historia, cultura y tradiciones de Palencia.

1300 Aniversario de la Proclamación de Don Pelayo como Príncipe de la España Cristiana


El 28 de mayo del año 722, un pequeño contingente militar formado fundamentalmente por godos, astures, cántabros e hispano-romanos, comandados por el príncipe Don Pelayo, y bajo la protección de la Santísima Virgen María, derrotaron en Covadonga a un contingente muy superior en número de fuerzas musulmanas dirigidas por el gobernador Munuza y el general Al-Qama. Con esta milagrosa primera victoria frente a traidores e invasores se ponía fin a la presencia militar ismaelita en la cordillera astur, y comenzaba de hecho la gloriosa Reconquista de España desde el ya nombrado desde entonces: Reino Hispano Cristiano de Las Asturias, continuador natural del Reino Hispano-godo de Toledo. Pero esta crucial victoria no habría sido posible si cuatro años antes las diferentes facciones hispanas que aun se negaban a claudicar ante el poderío militar de los extranjeros, no se hubiesen unido en sagrado juramento bajo el gobierno de un Príncipe que los guiase hacia la Victoria. Esa victoria está simbolizada de manera suprema desde aquel glorioso día en la Cruz de la Victoria, y ese príncipe fue el rey Don Pelayo; quien fuera elegido Príncipe de la España Católica -tal como nos recuerda la tradición-, el ocho de septiembre del año 718 en las laderas del Monte Corona.

Ahora que se cumplen 1.300 años de la recuperación de la Monarquía Católica Hispana, poniéndose así fin al ignominioso tiempo (711-718) en que España quedó sin gobierno ni esperanza tras la muerte del rey Don Rodrigo; es tiempo para que todo español de bien rememore lo que sucedió aquella gloriosa jornada en el Monte Corona, pues ahí encontraremos un sin igual ejemplo del verdadero sentido de España. Hoy más que nunca, frente a la mediocridad, desaliento y traición generalizada que padece la España contemporánea, debemos recuperar el sentido del honor, afán de justicia y la búsqueda de la virtud cristiana para volver a levanta nuestra Patria; y para ello contamos con el ejemplo supremo de los héroes y mártires que nos precedieron en tan difíciles circunstancias, y en buena parte similares a las actuales. 




Recientemente la A.C.T. Fernando III el Santo realizó un acto homenaje en la Ermita de la Virgen de la Corona, a aquellos ejemplares antepasados que junto con el rey Don Pelayo levantaron la cruz y la espada en defensa de la fe, libertades y tradiciones de la España Católica frente a todos sus enemigos aquel ocho de septiembre del año 718 bajo la protección del emblemático y majestuoso Monte Corona (Cordiñanes de Valdeón, Reino de León).

Ciclo Nueva Reconquista; Presentación de la Asociación Juvenil Gran Capitán

Rafael Bocero explicando las actividades de la Asociación Juvenil Gran capitán
El pasado viernes siete de septiembre continuamos en el Centro Social Blanca de Castilla de Palencia con el "Ciclo Nueva Reconquista", que organizado por la A.C.T. Fernando III el Santo, apuesta por apoyar y difundir las actividades culturales, espirituales e identitarias que se desarrollan desde las diferentes asociaciones culturales patrióticas, y que consideramos fundamentales en el objetivo común de recuperar la libertad, justicia y dignidad propia del ser tradicional de España.

Rafael Bocero, presidente de la Asociación Juvenil  Gran Capitán de Córdoba, explicó a los presentes las diferentes actividades e iniciativas que desarrolla esta asociación cultural y patriótica que este año precisamente ha cumplido su quinto aniversario de actividades, y que con la figura de Don Gonzalo Fernández de Córdoba "El Gran Capitán" como principal referente, tiene como prioridad la difusión y defensa de la tradición hispano-católica del reino cordobés reconquistado por San Fernando en el año 1236; en contraposición a la continua desinformación dirigida desde hace décadas por las diferentes instituciones , empeñadas en transmitir a la población una visión idílica y mitificada de la Córdoba actual como continuidad de la oscura época andalusí, frente a su verdadera naturaleza y tradición castellana.

Agradecemos de nuevo a Rafael Bocero el esfuerzo realizado a la hora de acercarse hasta Palencia para compartir experiencias e ideas en el "Ciclo Nueva Reconquista", así como su amistad y colaboración en las diferentes actividades que desde hace años realizamos en unión ambas asociaciones cultural-patrióticas.


Pregón de San Antolín 2018

El pasado sábado 25 de agosto, Festividad de San Luis Rey, comenzó una nueva temporada de actividades culturales en el Centro Social Blanca de Castilla de Palencia, con la lectura del Pregón de San Antolín de la A.C.T. Fernando III el Santo. Este año fue el escritor y poeta sevillano Antonio Moreno Ruiz, quien maravilló a los presentes recitando un pregón plagado de sentimiento y orgullo en favor de nuestra tierra, cultura y tradiciones. Desde la A.C.T. Fernando III el Santo recalcamos nuestro agradecimiento una vez más a Don Antonio Moreno Ruiz, por acompañarnos nuevamente en Palencia, alimentando con su prosa, saber y cercanía el alma y orgullo de ser y sentirse españoles. Imposible por lo tanto comenzar mejor un año que promete ser por diferentes razones tan complicado como apasionante, pero cada cosa a su tiempo, y ahora lo que toca es desear a todos los palentinos unas buenas Ferias y Fiestas de San Antolín.



PREGÓN PARA LAS FIESTAS DE SAN ANTOLÍN
ASOCIACIÓN CULTURAL TRADICIONALISTA FERNANDO III EL SANTO DE PALENCIA
Antonio Moreno Ruiz

Buenas tardes, estimados amigos, muchas gracias a todos por venir. Gracias a vuestra Asociación Cultural Tradicionalista Fernando Tercero el Santo, y gracias muy especialmente a José María Reguera y Luis Carlón, en verdad, los máximos artífices de que un servidor esté aquí en estas fechas tan emblemáticas. Ser pregonero de las fiestas de San Antolín es, sin lugar a dudas, un orgullo y un honor, y también una gran responsabilidad.
De verdad: Muchas gracias por confiar en mí para tan importante evento.
En marzo de este año fue la primera vez que conocí físicamente Palencia. Gracias a José María Reguera y Luis Carlón, entre otros. Fue un fin de semana relámpago donde pude presentar mi colección de cuentos Galería de personajes inciertos, así como pude adelantar mi poemario Cantos Ibéricos Taurinos, que aquí traigo como un pan debajo del brazo. Me decían los buenos palentinos que ya no hacía mucho frío, pero para alguien que viene de Despeñaperros para abajo, creedme que el nivel de aquí infunde mucho respeto. Y carácter. Y se entiende muchas cosas. Por ejemplo, la contundencia de las tapas, las sopas y los vinos.
Llegué a Palencia a través de un autobús que me dejó en Valladolid, atravesando la Ruta de la Plata:

Ruta de la Plata,
occidente español,
nexo de Andalucía,
con Castilla y con León,
hacia la estela de Santiago,
hacia el gallego corazón;
pulmón ibérico de
forma, fondo y fervor,
agrestes grietas de cerros
que, escondidas bajo el sol,
vuelan en el silencio dormido
de aquella realidad que se soñó.

Ruta de la Plata,
encinas de tesón,
enclavadas entre senderos,
de frío, luz y amor;
reciedumbre pétrea,
sed de río redentor,
trayecto siempre esperado,
a bordo de la imaginación.

Ruta de la Plata,
dehesas de relumbrón,
toros de fértiles fuerzas,
con aire embriagador,
beben de la espada el aire
que es de acero conquistador.

Ruta de la Plata,
lagunillas ante seco ardor;
ojos minerales te protegen,
ante espejos de lunar color.

Ruta de la Plata,
aún tienes romano rumor.

Ruta de la Plata,
ruta por y para Dios.

Conforme pasan los años, cada vez creo menos en las casualidades y más en la Providencia. Y comoquiera que es cierto eso de que el mundo es un pañuelo, José María Reguera y yo nos conocimos en Lima, la que siempre ha sido conocida como Ciudad de los Reyes, reviviendo el fenómeno de los emigrantes indianos que tantas novelas dio en nuestro pasado reciente.

José María:
Muchos nos hacen a los indianos ricos,
remembrando leyendas novelescas,
mas, por lo visto, nadie parece saber,
de nuestras fatigas, penas y ausencias.

¿Quién sabe de nuestras ansias más allá
de las fotos que exponemos cuando estamos felices?
¿Quién sabe de nuestros deseos, de nuestras
expectativas? ¿Alguien, por ejemplo, dice

algo sobre nuestras decepciones y frustraciones?
Yo sé que hemos de apechugar. Elegimos
cruzar el charco. Nunca nada fue fácil.
Ni tampoco hay que decir que todo es negativo.

Nuestra experiencia aporta el valor,
de una patria que no hemos sabido apreciar,
dejándonos llevar por pesimismos mediocres,
alejándonos de las posibilidades de nuestra realidad. 

Ahora, con nuestras familias, buscaremos
un nuevo comienzo, bajo ibérica conducción.
Ya no nos da miedo de nada. Los indianos
tenemos la chispa, las ganas y el ardor. 

Seremos hilos conductores de un mundo hispano,
que ha de abrazarse en nombre de la geopolítica,
al alimón del criollaje, que aun perdido, puede
volver a ser hallado en esta hora mítica.

Seremos la capa que recubra la Piel de Toro.
Seremos ahora aventureros de tierra adentro.
Somos indianos. Iberos nosotros, americanas nuestras
mujeres, y nuestros hijos, dos mundos en uno pleno.

Hablando de providencialismo, fue José María el que me concretó la toponimia de dos apellidos míos: Resulta que mi abuela paterna, que en paz descanse, se llamaba Josefa Becerril Reinoso. Ahí es nada. Vamos bien. Con este motivo, los amigos Luis Carlón y Ricardo Botín me llevaron al pueblo de Becerril de Campos. Yo creía que Becerril se podría referir a Becerril de la Sierra, que está en Madrid, pero ya se encargaron los palentinos de decirme que no, que la matriz de Becerril está aquí. Al visitar aquel bonito pueblo, sentí un inexplicable cúmulo de emociones. Pensando en mi abuela, pensando en mi sangre, asimismo, también me volví a empapar de identidad castellana en un lugar tan emblemático, en ese paisaje tan arquetípico, tan carismático, tan pictórico, tan subliminal, como es la Meseta:

Meseta de arena y piedra,
entre cepas, rincones verdes,
entre pueblos, lejanías,
entre ciudades, carácter.

Frío seco, recio y montaraz,
impreso en aire de nobles alas,
corteza de fondo de trigo,
espina de matorral vigilante.

Surcos ondeados al viento,
ansiosos de molinos profundos.
Atalaya de piel ibérica; alarmas
godas y ansias berberiscas.

Nervio de acero inoxidable,
espuma de pincho boscoso,
cuerda en el arrojo tensada,
rompeolas de silencio erguido.

Inmensidad deseosa de universo,
camino de novela de inacabada,
Meseta, tu poesía es tu bravura,
tu raza es tu eternidad.

Lo que no sabía es que Reinoso también queda allí mismo, también a pocos kilómetros de Palencia. Y del pueblo de Reinoso es el amigo Raúl Pérez. Y seguimos con el providencialismo, porque entre los apellidos de Luis Carlón, está Ordóñez, que era el segundo apellido de mi abuelo paterno, y resulta que Raúl Pérez es de Reinoso. Al final tengo dos primos en Palencia y yo sin saberlo. Dos parientes y dos arquetipos que me inspiraron hace tiempo la idea de una novela sobre la Tercera Guerra Carlista, nutriéndome de la famosa trilogía de Valle-Inclán. Quién sabe si algún día se materializará el proyecto que me sigue rondando en la cabeza… Dejémoslo a la mentada Providencia.
Así las cosas, todo ello viene a decir que además que se me puede nombrar hijo adoptivo de Palencia, en alguna ocasión mis malvados antepasados castellanos hubieron de cruzar la Tierra de Campos para exterminar el tolerante paraíso islámico, para así privarnos de nuestra culta y bañada sociedad de lectores, propietarios, poetas y fornicadores, en contra de la incultura y la intolerancia que nos trajeron...
Y bueno, ya hablando en serio, alguna vez leí un encabezamiento tan contundente como certero: "No os merecéis a Castilla". Que por parte de la historiografía oficial, Castilla haya pasado como "acaparadora", "centralista", "dictatorial" y no sé cuántas historias más; la tierra del "nadie es más que nadie"... Sin duda, amén de ser eso injusto, es ignorante por no decir otras cosas. Hay que ser especialmente canalla, porque Castilla siempre ha sido justamente lo contrario. Y Castilla se ve muy bien a través de su gente. ¿Gente seca? Eso es un juicio de valor muy gratuito. De todas formas, y si así fuera, ¿y qué? Gente seria, gente franca, gente que va de frente; gente a la que nadie gana en nobleza ni en generosidad. Gente que te abre las puertas de su casa de par en par. Gente que sabe de la buena mesa y se empeña en sentarte con ellos sin dejarte que pagues. Gente altiva, naturalmente. ¿Y por qué no habría de serlo, viendo la inmensidad de su estepa? ¿Por qué no habría de serlo, si durante siglos fue una sociedad que se rigió por sus méritos?
Mientras más viajo por Castilla, más me convenzo de sus encantos, más orgulloso me siento de tener sangre castellana (como tantísimos otros andaluces) y más criminal considero que el andalucismo, o mejor dicho, el al-andalusismo, aun sin conseguirlo, nos haya intentado pudrirnos los cerebros mintiéndonos sobre nuestra historia común para que odiemos a esta bendita tierra cuyos hombres libres, arquetipos de campesinos-soldados, atravesaron unidos a otros españoles para juntar la impresionante y pictórica Meseta con el hermoso valle del Guadalquivir. Por ello, evoco un poema que escribí con el amor a Castilla a flor de piel y que le dediqué a vuestra imprescindible asociación en su día:

SANGRE DE CASTILLO DE ORO

Sangre de castillo de oro,
sangre de recia rectitud,
sangre de nobleza y lealtad,
sangre de espada de luz.

Sangre de sol escondido,
sangre de monte severo,
sangre de barba de nieve,
sangre de piedra de cielo.

¡Adelante! Sangre que hierve
con burbujas de inexpugnable
ardor y amor sincero, el
futuro te llama con amable

agradecimiento por la labor
desarrollada. Mereces
gratitud y reconocimiento.
Vives. Sigues. Creces.

Dios sabe qué pasará,
mas sea el deber cumplido.
La sangre se afirma, se nutre,
y se siente con valor altivo.

Por lo cultual y lo cultural,
los antepasados braman.
Sangre de cruz dolorosa.
Sangre de cruz abigarrada.

¡Sangre de castillo de oro,
marca la hora promisoria!
¡No hay quien pueda contigo!
¡Guía hacia el honor y la gloria!

Gracias Castilla por ser como eres.

Gracias castellanos por ser como sois.
Por algo escogí para mi hija un padrino castellano.
Y por algo cada vez se descubren más lazos intrahistóricos entre Palencia y Sevilla. Porque tampoco es baladí que San Martín de Tours dé lustroso nombre al románico palentino así como sea el nombre de mi parroquia y el patrón de mi pueblo. San Martín de Tours, cuyo culto extendieron, entre otros, los francos que entraron al servicio de nuestro rey santo.

Palencia y Sevilla,
unidas por San Fernando,
con alma de castillo,
y de león imperando,
en alcázares eternos,
los sueños despertando,
orgullosas y henchidas,
por el gran Rey Santo,
cuya aura se desparrama,
hacia el cielo elevando,
con estandartes de victoria,
de católico manto.
¡Palencia y Sevilla,
unidas por San Fernando!

Con Luis Carlón y Ricardo Botín también pude estar en Autillo de Campos, el emblemático pueblo donde el Rey San Fernando fue proclamado rey de Castilla. Aquel pueblo, aquel lugar, en pleno corazón de Palencia, la misma que se solaza en la Tierra de Campos y señala el camino a la Montaña del Cantábrico en la cercanía de León, está siendo justamente recordado gracias a esta incansable asociación, la misma que ostenta el mérito de haber celebrado los aniversarios de la batalla de Las Navas de Tolosa; todo aquello que nos une, que nos enlaza, que nos motiva, que nos honra. La placa de Autillo es, sin duda, testimonio de verdadera y justa memoria histórica. Vosotros habéis marcado el camino a seguir, enraizando para el futuro aquello que nos han intentado borrar del pasado.
Empero, luego de seis años en el Perú, y de por lo menos siete años sin cruzar Despeñaperros, necesitaba Meseta en vena, y vive Dios que me he regenerado, y que me he quedado con las ganas de estar más tiempo, o de traerme directamente a la familia. Pero esto no se va a quedar así y prometo aparecer siempre y cuando me sea posible. Y seguro estoy que, a pesar de los pesares, mientras disminuirá la memoria de Blas Infante Pérez de Vargas (descendiente del insigne caballero fernandino, por más que quisiera renegar de su apellido), aumentará la de Fernando Tercero el Santo. Todo río vuelve a su cauce. Y yo siempre quiero volver a Palencia, porque desde hace tiempo me di cuenta que algo muy bueno se cuece aquí, que algo muy bueno da que hablar y que mal que bien, aquí hay un epicentro de esa España nuestra que se resiste a morir.
Y eso: Que muchos no se merecen a Castilla. Sin embargo, otros muchos queremos merecérnosla.
Con todo, vamos a centrarnos un poco en la figura que da nombre a estas fiestas, al insigne patrón de esta ciudad (así como también es patrón de Medina del Campo y del gremio de los cazadores): Antolín de Pamiers. Estamos ante un mártir visigodo que vivió en los siglos V y VI, venerado como santo en la iglesia católica, así como también por los cristianos orientales. Cierto es que al menos parte de su hagiografía es legendaria, y son pocos los datos precisos que tenemos de este santo. Al igual que ocurrió con otros correligionarios de los primeros tiempos de la Spania visigoda, fue mártir, testimonio de fe, por no querer abrazar el arrianismo junto a dos de sus discípulos, Juan y Almaquio, que junto a él reciben culto. Aquí en Palencia se conservan algunas de sus reliquias, y no en vano, la catedral le está consagrada. Se cree que sus reliquias fueron traídas por el rey Wamba desde Narbona en el año 673.
La iconografía habitual nos presenta a San Antolín como un hombre joven, ataviado con la dalmática propia de los diáconos, portando casi siempre una palma alusiva al martirio, y, como atributo más característico, un cuchillo u hoja afilada clavado en su hombro o en la parte inferior del cuello, siendo celebrada su festividad el día dos de septiembre. En este señero día es cuando se abre la cripta de la catedral para ofrecer el agua de su pozo a los asistentes, tradición muy arraigada entre los palentinos. Es día de eucaristía y de procesión para Palencia.
Uno de los milagros que se le atribuye a San Antolín, ante las torturas que padeció es que, sacado del arresto al que lo someten a priori, con una piedra de molino atada al cuello, ser lanzado al río Garona, salió a flote, por lo cual muchos lugareños se convirtieron al catolicismo al presenciar semejante prodigio.
Como bien reivindica Luis Carlón, Palencia siempre ha sido un puntal religioso y cultural en nuestra Península. Desde tiempos romanos, gozó de importancia estratégica. Y eso continuó en el Reino Visigodo de Toledo. Hablando de romanos y hablando de visigodos, así podemos definirlos como columnas fundamentales de España, de nuestra identidad patria:

De Toledo a Constantinopla,
un mundo se fue haciendo,
desde la Piel de Toro a la Hélade,
con un nuevo y fuerte refresco,
de irrupciones germánicas y helénicas,
bajo el manto romano, que es eterno;
dos pilares para una civilización,
columnas de Spania, de la tierra al cielo.

Antes mencionamos al rey Wamba, el mismo que trajo las reliquias de San Antolín. Esto lo hizo luego de sofocar una rebelión en la Galia Narbonense, pero sólo trajo una parte.  Fue este rey godo el que ordenó enterrar al santo en el templo que ya existía en esta ciudad, en la parte inferior de la cripta, siendo que a día de hoy constituye uno de los principales monumentos (y mejor conservados) de este periodo histórico que muchos quieren silenciar por motivos ideológicos suicidas. “Lógico”, como defienden grandes historiadores tales como Claudio Sánchez Albornoz, Daniel Gómez Aragonés o el padre Santiago Cantera, es este período histórico que el que explica la constitución y el contexto de la historia de España como patria.
Sea como fuere, con Wamba se trajo para Palencia un omóplato y parte del brazo, siendo que los demás restos desaparecen destruidos por los calvinistas en las guerras del siglo XVI. Los calvinistas, esos fieros deterministas que hablaban del dinero como bendición divina y que invocaban a la libertad religiosa para después quemar (literalmente) a todo aquel que les tosiera; esos que supuestamente trajeron el progreso a Europa y que nuestros acomplejados desde el siglo XIX nos los ponen de ejemplo… En fin, como dice el clásico castellano, “mejor será no meneallo”.
Llegados a este punto, podemos hacer una síntesis que me parece, cuanto menos, entrañable: Las fiestas de San Antolín nos enlazan con aspectos íntimos y determinantes de nuestra historia. Por un lado, tienen una fuerte ligazón goda. Por otro lado, este santo es especialmente venerado en España, Francia y Siria, trazando así una gran calzada grecorromana que nos retrotrae a francos, visigodos y bizantinos, y no en vano el Imperio Romano de Oriente tuvo mayor o menor presencia en España, de las Baleares a Ceuta, durante un par de siglos, prolongando la presencia romana en nuestra historia durante ocho siglos. Digo esto de ocho siglos porque muchas veces los islamófilos utilizan eso de ocho siglos como mantra…
Tanto godos como romanos orientales van a evolucionar el vocablo “Hispania” a “Spania”. En esta época que se nos pretende ocultar con malas artes está la clave de lo que somos, lo que fuimos y lo que podemos llegar a ser. Aquí tenemos una constante lámpara votiva que nos alimenta con su oleosa y divina luz, EX SPANIA LUX

Entre bizantina e irlandesa,
parece presentarse la
mozárabe iconografía.

Luz de beatitud,
sello de Cristiandad,
inspiración bíblica.

Antigüedad y tenacidad,
occidente y oriente,
hispánica maravilla.

Ex Spania lux.
Vuelvan los iconos.
Vuelva la mozarabía. 

Tiempos de resistencia.
Tiempos de fe, siempre.
Hay ejemplo. Hay valía.

Hay raíz. Hay origen.
Y por ello, hay futuro.
Vamos por nuestra vía.

Y es que si San Antolín fue un ejemplo de resistencia, de fe, fue también una de las muchas inspiraciones que tuvieron los mozárabes, esto es, los cristianos que pervivieron en sus tierras natales bajo el dominio musulmán, conservando su fe cristiana y su cultura que evolucionaba a lo romance. En verdad los mozárabes fueron la prolongación visigoda de sur a norte. Los reyes de León los establecieron en el noroeste, pudiendo revivir en una patria que siempre había sido suya para con sus esencias. Ellos mantuvieron la liturgia hispanovisigótica y asimismo se destacaron como grandes constructores. Tanto el prerrománico asturiano como el mozárabe son esas continuaciones artísticas y esenciales de una Spania celtibérica, romana y goda que, aun perdida, quería volver a encontrarse, encontrando en Covadonga el leitmotiv de una resistencia que no podía acabar hasta vencer por completo a la media luna.
Siendo Palencia una referencia obligada de la historia hispanogótica, teniendo un incontestable patrimonio arqueológico como máximo testimonio, seguimos avanzando en esa síntesis anunciada, porque es que, por si fuera poco, esta muy palentina fiesta está directamente relacionada con la fiesta de los toros. Y ya que vamos a hablar de los Cantos Ibéricos Taurinos, no está de más reseñarlo. No es cuestión de hacer aquí un tratado histórico taurino, para eso tenemos el Cossío y otros muy buenos. Pero sí creo que es ocasión destacar la intimidad y la esencia de nuestro carácter volcado en esta fiesta que, aun evolucionada, hunde sus raíces en nuestros más ancestrales orígenes. Como hablábamos en la anterior ocasión que estuve en Palencia, en el toreo se trasluce mucho el estoicismo, que como dijo el pensador granadino Ángel Ganivet, es acaso la filosofía de España, y vive Dios que si nos centramos en Séneca y Marco Aurelio, parece que se traza un camino que enlaza directamente hasta con Quevedo.
El estoicismo nos explica que hay cosas que, sencillamente, no tienen solución, o no tienen solución al menos en un sentido materialista e inmediato tal y como se entiende hoy. El estoicismo nos lleva a nuestro estilo, a la sobriedad, a la austeridad, a buscar la coherencia, la serenidad, y a morir con las botas puestas, tal y como recordaba en una entrevista el filósofo Gustavo Bueno.

Esa actitud es la que ha de reflejarse en el torero, y mejor torero será si sabe transmitirlo a la afición. Al fin y al cabo, lo que apreciamos en el toreo lo podemos ver en cada torero, porque todo torero es en mayor o menor medida estoico, valiente y artista, como es apolíneo y dionisíaco y hasta pintor y músico, y transmitir eso hacia la afición es su máximo cometido como atleta arquetípico de la Piel de Toro. Y así, el estoicismo se sobrepone a la Historia y nos presenta a la tauromaquia como la relación de un mito que está vivo. Si el eminente escritor Tolkien, grandeza del catolicismo inglés, buscó en las raíces de la mitología nórdica para componer su obra, esto es, su género de mythopoeia encumbrado en el Señor de los Anillos, nosotros, como ibéricos y romanos, no sin contar otras muchas chispas, no tendríamos que recurrir a sagas pasadas, sino a un presente que nunca nos ha dejado. Hay quien cita al toro de Creta y al Minotauro, a Platón sobre la Atlántida, o hay quien cita el culto mitraico (por ejemplo Roy Campbell, otro gran católico inglés y apasionado de la tauromaquia), extendido por los legionarios romanos desde Persia a Hispania… Sea como fuere, con todas las evoluciones lógicas y ulteriores, ¿no hay algo de todo eso en una corrida de toros? ¡Y no es arqueología! ¡Sigue vivo! Eso es lo que me maravilla.
En el toreo tiene que haber mucho de actitud. Yo sé que diciendo esto me voy a meter en camisa de once varas, pero digo públicamente que mi torero favorito es Morante de La Puebla, por razones de paisanaje y hasta de sentimiento, pues “Morante” es el apodo de parte de mi familia materna, y con ese motivo le firmó hace muchos años, cuando todavía era desconocido, una foto a mi abuelo. Entiendo que sobre gustos no hay nada escrito, pero cuando veo que Morante se ha defendido públicamente de los antitaurinos por vía legal, que ha ido hacia ellos en Ronda ridiculizándolos en su cara, o que no tiene miedo a lo políticamente correcto al brindar faenas a intelectuales o hasta políticos polémicos o minoritarios, entiendo que ante los tiempos que nos han tocado, esa es la actitud y ese es el camino. Hay que ir de frente. Se puede caer mejor o se puede caer peor, hasta ahí de acuerdo, pero con la esencia, el estilo y el arquetipo por delante. Porque como decía Cela, esto es una mezcla de ballet y de vicio, y como decía Valle-Inclán, tenemos un temblor de violencia estética, y como decía Lorca, estamos ante la fiesta más culta del mundo. ¿Cómo vamos a andarnos con complejos, con miedos y tonterías? ¡Recurramos a los poetas! Que al final, es lo que nos va a quedar. Y hablando de toros, de Castilla y de Andalucía, evoco a Miguel Hernández, cuya afición taurina a lo mejor no es muy del agrado de los que hoy dicen ser de los suyos: Miguel Hernández, en su poema “Vientos del pueblo”, hizo a mi juicio una de las definiciones más bonitas que jamás se haya leído sobre castellanos y andaluces. De los castellanos dice:

“…y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas.”
Y de los andaluces:
“…andaluces de aceitunas,
nacidos entre guitarras,
y forjados en los yunques
torrenciales de las ansias”.

Mucho de ello es lo que me ha inspirado a escribir el poemario Cantos Ibéricos Taurinos. Porque siendo un aficionado relativamente reciente (y debo mucho mi afición a la pesadez antitaurina, que fue la que me llevó definitivamente a este maravilloso mundo), entendí que para una visión digamos técnica del toreo los había más y mejores que yo, y que como decía el maestro Víctor Barrio QEPD, el toreo, más que defenderlo, hay que enseñarlo. Así, traté de plasmar mi acercamiento como aficionado desde el mismo campo, desde la misma dehesa, hasta las más vehementes posibilidades artísticas y mitológicas que encierra toda una cosmovisión. Invocando a aquellos artistas que han sabido defender la tauromaquia, centrándome en la figura del toro desde las religiones más antiguas hasta nuestros días, y expresando aquello que yo sentía, aquello que me inspiraba, aquello que venía hacia mí como una ráfaga imparable que batía mi alma y me llevaba al mundo agrícola de mi infancia, cuando mi pueblo todavía rebosaba de corrales, antes de convertirse en un sucedáneo urbanita.
Los Cantos Ibéricos Taurinos son mi primera síntesis de aficionado, y ni por asomo quiere ni pretende ser la última cosa que escriba sobre los toros. Ibéricos, en tanto y en cuanto brotan de la intimidad de nuestro pasado más singular, que hoy se extiende como sello de nuestra gastronomía. En estos momentos me encuentro preparando otras cosas, sin prisa, pero sin pausa. Por ejemplo, uno más específico en cuanto a su relación con la mitología, de Creta a Tartessos. Mas, como poeta y aficionado, estos primeros Cantos son, por así decirlo, la expresión y la confesión de cómo yo he llegado a este mundo y de cómo quiero compartirlo y extenderlo. Cada granito de arena que yo pueda aportar será una gran satisfacción.
Llegados a este punto, no dejo de lado a San Antolín, que bien sé que esta su festividad patronal exhala el profundo carácter de la hermosa tierra palentina. Como antes hablábamos del recio y generoso carácter castellano, también tenemos que evocar que Palencia venció al duque de Lancaster con un ejército de mujeres. Ay esos que hablan de feminismo y sin embargo se olvidan siempre de estas cosas… ¡Qué casualidad! Estando todavía presente el desastre de Aljubarrota (batalla que tiene lugar en el año 1385), favorable a las armas portuguesas, Castilla se ve amenazada no sólo por sus conflictos con Portugal, sino también por la intromisión inglesa. Como recordaba el historiador portugués Joaquim Pedro de Oliveira Martins, según Menéndez Pelayo y Unamuno, el historiador más artista de la Península, es en esta época donde nace lo que se ha llamado en Portugal como “la tradicional alianza inglesa”, cosa que según el propio Oliveira Martins, no ha traído más que desgracias no sólo a Portugal, sino al conjunto de toda la posible política peninsular. Asimismo, buena parte del nacionalismo portugués se queja de la intromisión castellana en sus asuntos; sin embargo, los portugueses más cultos, y pienso por ejemplo en António Sardinha, gran pensador y poeta, amigo entrañable de Vázquez de Mella, saben que Portugal se inmiscuyó tanto o más en los asuntos de Castilla. Hasta en el mismo siglo XVIII: En la Guerra de Sucesión Española, el marqués de las Minas llegó a tomar Madrid.

Sea como fuere, volviendo al último tercio del siglo XIV, el complejo sistema de matrimonios y herencias entre los reinos peninsulares, si a veces ofrecía períodos de paz, también traía conflictos difíciles de resolver. Reinaba en Castilla Juan I. El mentado desastre de Aljubarrota fue la traducción de fricciones tanto en la sociedad castellana como en la portuguesa, pues muchas veces las mismas familias reales tenían sus contradicciones en cuanto a los procesos de alianzas matrimoniales y unidades políticas. Aprovechando que Castilla estaba desguarnecida por un duro conflicto militar con Portugal, el duque de Lancaster consideró la situación para aprovechar su desmedida ambición, considerándose pretendiendo legítimo a la Corona de Castilla. Desembarca en Galicia y desde el noroeste piensa con invadir la Meseta. Va tomando La Coruña, Santiago de Compostela, Orense, entablando batallas hasta que llega a Palencia en junio de 1387. ¿Y por quién es derrotado, si Palencia, como muchos otros núcleos urbanos de Castilla y de León, estaba asolada de hombres? Pues fue derrotado por las bravas mujeres de esta tierra, que aun recelosas por la falta de hombres, no dudaron en cumplir con su deber mostrando su valor, quitándole al mentado duque las ganas de hacer y deshacer a su antojo en Castilla. Fueron precursoras de María Pita y de Agustina de Aragón, y de tantas otras heroínas que encumbran nuestra historia con áureas páginas. No, aquí no necesitamos ideologías esquizoides aliñadas con odio; aquí nos basta con el ejemplo práctico de nuestra Historia. Y qué mejor ejemplo que el de las mujeres palentinas, ante las cuales el rey Juan I, para premiar su gesta, su resistencia, les concedió el privilegio perpetuo de portar la banda dorada que las iguala a los caballeros.
Y ya que hablamos de mujeres, de esas mujeres que son conocidas gracias al empeño de vuestra asociación y que la oficialidad mediática y la histeria gramsciana pretende silenciar, saltemos un poco en el tiempo y evoquemos a esa gran mujer que da nombre propio a este centro social que es referencia en toda España: Blanca de Castilla, madre y tía de reyes santos, madre y tía de campeones de la Cristiandad.

Alfonso de Castilla
y Leonor de Plantagenet,
bajo la luz de la corona,
engendraron una gran mujer,

de firme carácter ibérico,
con habilidad y fortaleza consejera,
que no escapó al espíritu,
de la caridad por bandera.

Oh, Blanca de Castilla,
santo y seña de Palencia,
tía de Fernando Tercero el Santo,
hechura de constante referencia.

¡Blanca de Castilla,
la flor de lis,
la flor de la santidad,
madre de San Luis!

¡Qué buenos nombres ve uno por aquí! Blanca de Castilla, Fernando Tercero el Santo… ¡Ahí es nada!

Por ello, inspirándome en los hechos de nuestra Historia, e inspirado en que en Portugal Camoens había escrito Os Lusíadas y Fernando Pessoa Mensagem, aproveché el contenido épico de nuestro acervo, tan injustamente pisoteado e injuriado, cuando no ignorado, y me decidí a publicar Clamores de un español, porque quise reunir un patriotismo hispánico tan autocrítico como sincero y ardiente, buscando la esperanza futura en el virtuosismo de las esencias tradicionales a través de unos versos que mezclan la lírica y la épica, las gestas y las tragedias, el terruño y el universo. Con el añadido de que el gran pintor Augusto Ferrer-Dalmau me autorizó a que su piquero fuera la portada del libro. Parece que está muy de moda eso de que un poeta, un literato o un cineasta español tenga que insultar a España para obtener réditos, ganancias y subvenciones. Pues después de tantos años, vamos a cambiar ese nefasto paradigma. Vamos a amar nuestra historia, nuestra cultura, nuestra tradición. Vamos a hablar bien, con valentía, por derecho. Porque es un orgullo y una responsabilidad en cualquier labor, sea la literatura o sea lo que sea, demostrar amor por nuestra patria. Y ahora que estamos en Palencia, viene muy al caso hablar de esto, porque cuando pienso en esta ciudad, pienso automáticamente en este centro, que realmente fue el que me cautivó y me irradió la imagen de esta tierra, en un ambiente de hermandad, seriedad y juerga. Desde marzo de este año, la saudade me atrapa, y como me dijo Luis Carlón emulando a un legionario romano: Reconozco los síntomas.

Siempre que hablo con amigos como Luis o José María me hablan de la triste despoblación que asola desde el centro al noroeste de nuestra patria. ¡Qué injusticia más grande! Tiene mucho que ver con los ataques al mundo del toro, pues en el fondo, no es sino parte de un todo, de un ataque a nuestro interior, de un ataque a nuestro corazón. Cada aldea castellana, leonesa o gallega que se abandona es como si nos arrancaran un trozo de nuestro cuerpo y un trozo de nuestra alma. Cuando veo el poder del cielo, ese cielo como de ojos grises, ese cielo como de granito, como de lomo de lobo y de mastín, que cubre este sagrado suelo, me inspiro, y aun en la lejanía, sin embargo, me acerco. Porque recuerdo especialmente ese cielo poderoso de Autillo, de Becerril y alrededores, queriendo confundirse con el cromatismo de la imponente catedral y de otros tantos bellos monumentos de esta tierra. Ese gris que me conecta con Autillo de Campos me dice que allí se reconoce a quien se tiene que reconocer con una merecida y honrosa placa su importancia histórica, y así mi Andalucía ha de volver a reconocer a nuestro héroe y padre común, al que en verdad es el padre de la patria.
Primavera de lluvia y trigo,
trae verano de recio sol.
Otoño de hojas caídas,
anuncia invierno rompedor.

¡Palencia! Brillen sobre ti
los días y las estaciones.
Y que no se vaya tu gente,
que tristes son las despoblaciones.

Palencia, cristiana fiel y antigua,
tú, contra Napoleón brava,
tú, céltica y visigoda
bajo una gran esencia romana.

Cielo gris de Palencia,
compaña de la Tierra de Campos,
cielo de barba de nieve,
cielo de místico canto.

Cielo de reflexión románica,
cielo de inmensidad gótica,
cielo de lluviosa piedra,
cielo de patrimonial óptica.

¡Palencia, nobleza y lealtad
de Castilla bajo un cielo
de carácter derramado!
Aúlla, cual lobo ibérico,

defiéndete, cual toro bravo,
sacia tu sed en el río Carrión,
y siempre mira al cielo, que
de la tierra eres el corazón.


Palencia se merece una primavera, un renacimiento. Es de justicia reclamar su lugar no sólo histórico, sino también providencial, que pueda incidir desde el pasado al futuro, habida cuenta de este presente tan problemático que nos atenaza. Sirva para ello un espíritu alegre, el mismo espíritu que anima a la jota tan característica de esta tierra, así como de todas las Españas, desde Navarra a Canarias.

Y bueno, ya no os aburro más. Que San Antolín nos afiance en lealtad, honor y vida eterna y que la fiesta de los toros nos guíe con mítica vehemencia en esa metáfora de la vida y la muerte, siendo que, como dijo el gran mecenas Ignacio Sánchez Mejías, la vida es como un ruedo y el que no torea, embiste. Muchísimas gracias queridos amigos palentinos por invitarme, espero haber estado a la altura de las circunstancias. Y ahora, exclamad conmigo:

¡Viva San Antolín!
¡Viva Blanca de Castilla!
¡Viva Fernando Tercero el Santo!
¡Viva Castilla!
¡Viva España!